Páginas

09 noviembre 2007

¿DE VERDAD LAS CUAIMAS PENSAMOS TODO EL TIEMPO EN CASARNOS?

Está implantado culturalmente como un chip en el cerebro de cada HOMBRE, socialmente todos coinciden en que esa es la verdad absoluta y ya casi alcanzó la categoría de LEYENDA URBANA, pero ¿es cierto? ¿CASARSE es en lo único que pensamos las cuaimas? ¿Es nuestro fin último? Una pequeña encuesta entre nuestras amigas arrojó un resultado revelador: “a los hombres se les está volteando la tortilla”

No sabemos por qué pero este tema está muy de moda últimamente. Siempre se ha dicho que las cuaimas somos las que morimos por casarnos y tener la casita y el perrito. Sin embargo, las últimas mediciones parecieran demostrar lo contrario.

Siempre se nos ha achacado como NUESTRO GRAN DEFECTO (por parte de los HOMBRES) el hecho de que querramos casarnos con todos nuestros novios y que tarde o temprano en alguna de nuestras relaciones terminamos por ejercer la famosa PRESIÓN para formalizar el asunto.

Incluso hemos llegado a conocer de HOMBRES que “creyendo” que la cuaima se quiere casar, han huído por la izquierda sin saber al final que el matrimonio era lo último que pasaba por la cabeza de esa cuaima.

Nosotras creemos que es más leyenda urbana que otra cosa. Es decir, SÍ, es cierto, en algún momento las cuaimas fueron así: obsesionadas por el matrimonio y “casándose aunque sea fallo”. Pero hoy en día definitivamente la tendencia es otra, o por lo menos eso es lo que se ve en la calle.

Ahora las cuaimas se casan mucho más tarde (ya no a los 20 como en la época de nuestras mamás), muchísimas cuaimas escogen casarse después de los 30, se ocupan más de rumbear, de pasarla bien, de prepararse y de pensarlo MUUUUCHO antes de dar el gran paso.

Y fíjense que dijimos que ESCOGEN casarse, es decir, no es que están esperando al primero que se lo proponga para decirle que sí. Ahora las cuaimas simplemente tienen otras prioridades y “se dan el lujo” (como dirían muchos HOMBRES) de “dejar pasar el tren”.

¿Por qué será esto? Muchas opinan que los HOMBRES han provocado esa situación y que ahora se les está volteando la tortilla. Ahora las cuaimas se lo piensan más y definitivamente se han vuelto más prácticas en lo que a sentimientos se refiere…

No se quedan pegadas en relaciones que no funcionan o que no tienen futuro, prefieren vivir, viajar, equivocarse y rumbear mucho antes de pronunciar el famoso SÍ, ACEPTO.
¿Ustedes que piensan cuaimas? ¿Creen que de verdad las cosas han cambiado, que el sueño de muchas ya no es casarse, tener casita y perrito? ¿Será cierto que en la lista de prioridades o metas por alcanzar, CASARSE, ha bajado unas cuantas posiciones?

También queremos saber qué piensan los HOMBRES, si de verdad ellos han notado algún cambio y se han dado cuenta de que ahora es más difícil convencer a una cuaima para que tome una decisión de este tipo para su vida. ¿A alguno le habrán dicho: “lo siento, pero no me quiero casar, no ahora”?

Esperamos sus comentarios.

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario