Páginas

30 noviembre 2007

¿SER O NO SER… TRANSPARENTE?

He ahí el dilema que presenta esta gran e importante pregunta que muchos nos hacemos cuando comenzamos a salir con alguien porque definitivamente nos da “cosita” ser totalmente transparentes en nuestras primeras salidas.
¿Por qué a muchos no les gusta mostrarse tal y como son desde un principio? Será acaso ¿por inseguridad y poca autoestima o para protegerse mientras conoce mejor a la otra persona?

LA TRANSPARENCIA es difícil de manejar cuando estás comenzando a salir con un hombre porque es casi inevitable que “escondas” algunos detallitos de tu personalidad para NO asustar al otro (y muchas veces esto se hace de manera inconsciente)
Pero ¿saben qué? Nosotras creemos que es necesario pasar por esta etapa de “esconder detalles” porque así cuando (luego de un tiempo prudencial y bastante conveniente jejeje) te los descubran ¡ya será tarde! JAJAJAJA ¡ya estará enganchado!

Ahora hablando en serio, si ese hombre te descubre “esos detalles” después de haberte conocido un poco más y de haberse enamorado o entusiasmado contigo ¡los entenderá mejor!

Uno es más tolerante cuando quiere a la persona. Incluso con las amistades porque si no fuera así ya hubiésemos dejado de tratar a unos cuantos amigos… ¿O unos cuantos ya hubiesen dejado de tratarnos?

Lo cierto es que en algunas oportunidades esta falta de transparencia puede ser buena, peeero otras tantas veces puede ser mala. Por ejemplo cuando, por no ser transparente, no sabes qué terreno estás pisando.

Es decir, no muestras tus sentimientos y tampoco tienes idea de lo que puede estar sintiendo la otra persona. De repente se muere por ti, pero no lo dice o no lo expresa y tú te aburres del eterno “sí, pero no” y terminas “abandonando la causa”
¡Claro! la incertidumbre aburre y también cansa muchísimo porque el desgaste mental que se tiene “tratando de adivinar qué es lo que él quiere” es una cosa horrorosa.

A veces lo que provoca es agarrar a ese hombre por los pelos y decirle - “pero bueno chico, ¿qué demonios es lo que quieres conmigo?” O, si sospechas que es más un SÍ que un NO, agarrarlo de repente y clavarle su beso “pa´que aprenda” Esto es una buena solución porque si te dice -“¿te volviste loca?, yo sólo quiero ser tu amigo”, por lo menos NO te quedaste con las ganas de clavarle su beso.

Ahoooora, si reacciona bien porque resulta que de verdad le gustas ¡excelente! sales de la incertidumbre y ahora lo que te toca es pasar rápido a la confianza para luego (a su debido momento) ir a la horizontalización.

Es que la clave esta en ser TRANSPARENTE de manera segura, directa y sencilla. Que te vean como a una cuaima segura de sí misma que sólo quiere saber dónde está parada y “¿qué es lo que hay?”

Lo que NO puedes permitirte es ser “transparente-romántica” porque ahí SÍ vas a poner la torta. Ese cuento de que se están conociendo o de que tienen poquito tiempo saliendo y le dices (o le dejas un mensaje) - “¿sabes?, me hace falta hablar contigo” ¡Es terrible! Estás demostrando debilidad y ahí SÍ te van a arrastrar como un trapito (recuerda que ellos al estar muy seguros se sienten superiores y pierden el interés)

Definitivamente la TRANSPARENCIA es complicada porque los seres humanos NO aceptamos fácilmente los detalles malos que tenemos. Pero en sentidos diferentes, las cuaimas porque somos muy sensibles, los hombres porque son muy orgullosos y ¿saben qué deberíamos hacer? Pues deberíamos tratar de entender un poco más los beneficios de la TRANSPARENCIA.

¿Cuántas relaciones o posibles relaciones se han perdido por falta de un poquito de TRANSPARENCIA de sentimientos? Es ilógico que, por ejemplo, una cuaima se esté fastidiando de que el tipo no le pare, no le diga nada y resulta que él tiene miedo de declararse para no salir rechazado.

Nosotras tenemos una amiga muy querida a la que llamaremos SENDA TEREZ (para protegerla) que una vez le dijo al tipo que estaba conociendo - “¿sabes? tengo ganas de besarte” A él eso lo impactó, se besaron y luego era ella quien huía del hombre en cuestión porque se entusiasmó “como que de más”. SENDA decía: “pero ¿qué le pasa a él? solamente le dije que quería besarlo, no que quería salir con él ¡qué desubicado!”

Todo eso NO sólo nos lo dijo a nosotras, también se lo dijo a este hombre cuando ya la tenía al borde con la llamadera… ¡Eso sí que es ser transparente, segura y directa!

Otro cuento es de un amigo que salió con una cuaima, se aburrió muchísimo, la dejó en su casa y al despedirse ella le preguntó:
- “¿Cómo la pasaste?”
- “Mal, estoy que muero del sueño por la noche tan aburrida que pasamos”
- “No vale, en serio ¿cuándo nos vemos?”
- “En serio, me aburrí muchísimo y NO nos vamos a ver más”

Es duro, pero al final es preferible eso a que, por ejemplo, te dejen de llamar sin razón. Al final la TRANSPARENCIA se agradece porque NO te hicieron perder el tiempo. Además eso te da guataca para ser más realista con las relaciones de pareja.

A ver: ¿Son de los que se muestran transparentes desde la primera salida o prefieren reservarse “ciertos detalles” para después de conocer mejor a esa nueva persona?
¿Se han dado cuenta de que “esconden sus defectos” cuando salen con alguien? O ¿Han descubierto que lo hacen de manera inconsciente?

¡Esperamos sus respuestas y pronto las estaremos comentando al aire!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario