Páginas

27 agosto 2007

A ELLOS TAMBIÉN LES AFECTAN LAS HORMONAS

Los hombres siguen con la cantaleta de que las cuaimas somos incomprensibles, que ni nosotras mismas nos entendemos y que les hacemos la vida imposible con nuestras mañas cuaimiles, por eso decidimos mostrarles la otra cara de la moneda.
Mostrarles un espejito mágico para que vean que ustedes son tan complicados o enrollados como cualquier cuaima del mundo y que también tienen algunas hormonitas por ahí que les da un toque de incomprensibles y hasta de locos. Veamos los ejemplos de esto:

Si somos tiernas con ustedes y los tratamos de la manera más tierna posible, entonces nos acusan de ser cursilonas y ridículas.
Pero si los tratamos de manera poco cariñosa o tierna, entonces somos unas insensibles que no sabemos demostrar amor (nos acusan de ser algo así como “frías”)

Si NO nos arreglamos, entonces somos unas descuidadas que no sabemos estar pendientes del cuidado personal.
Aaaaah, pero si nos arreglamos entonces preguntan “ujummm, ¿no y que van sólo mujeres o acaso vas a lucirte frente a otros hombres?”

Cuando salimos y NO pagamos, nos convierten automáticamente en chulas aprovechadoras.
Pero si decidimos pagar más de una vez, entonces somos las que se creen la gran cosota y nos acusan de ser liberadas.

Si te horizontalizas con ellos sin pensarlo 2 veces, entonces somos unas regaladas y nos ponen nombres de cuanto animal cuadrúpedo se imaginen.
Peeeeero, si NO nos horizontalizamos de una, entonces NO los queremos o somos tan anticuadas que deberíamos estar encerradas pagando penitencia por ser tan gallas y atrasadas.

Si estando con ellos volteamos para ver a algún precioso elemento, entonces somos unas insensibles y potenciales infieles.
Pero si son ellos los que voltean a ver una cuaima escultural, entonces debemos perdonarlos porque “ay, es que esa es la naturaleza masculina”

Si te enamoraste de un (como dicen por ahí) “pata en el suelo” y te importa un bledo que no tenga el dineral porque NO es una de tus razones para escoger novios, entonces toooodo el mundo dice que eres una tonta (la gente cruel no puede ver mas allá y fijarse por ejemplo en que él tiene planes y metas)
Ahora, si sales con un millonario entonces eres una interesada que sólo busca resolver su vida (y más de uno dirá “pero si se nota que no lo quiere, sólo está con él por su dinero”)

Si una cuaima está de mal humor, entonces “está en esos días”, “es una amotinada”, “es una fastidiosa”, “se volvió loca”
Pero si un hombre está malhumorado: “ay pobrecito, tuvo un día difícil y su cuaima NO lo entiende”

Si eres fea, inteligente y NO tienes algunas partes lo suficientemente abultadas, entonces NO te paran fácilmente.
Pero si eres linda, voluptuosa e inteligente, entonces te tienen miedo y son incapaces de salir contigo para no sentirse menos.

Si un hombre le monta cachos a una cuaima y ella por el futuro de la relación decide perdonarlo, entonces se convierte en la tonta-retonta con la que él quiere hacer lo que le dé la gana.
Peeeeeero, si NO lo perdonas, entonces eres una cuaima que NO tiene aguante, valor ni madurez para llevar una relación.

Si un hombre tiene amante, entonces “ay ay ay, algo está faltando en la relación y lo está buscando por fuera”
Pero si es la cuaima la que tiene amante, entonces “¡Ah! ¡Qué zo… regalada!”

Otra locura masculina es que si la cuaima lo cela mucho, entonces “¡qué fastidio! es posesiva”
Pero si NO siente celos y ni le para al hecho de que otra cuaima lo vea, entonces: “eres muy desinteresada, ¿ves? por eso es que después puedo portarme mal”

Así como estos ejemplos hay más ¿verdad? Seguro muchos se nos quedaron por fuera y por eso les pedimos que nos ayuden a completar esta lista de esas cositas masculinas incomprensibles con las que se han topado alguna vez.
Por lo pronto nosotras concluimos que en las relaciones ambos bandos tenemos cositas que nuestras parejas NO terminan de comprender, pero ¿eso significa el final?... No necesariamente, definitivamente el punto es que todos debemos enorgullecernos de comprender y entender al otro.

Así que hombres dejen la novela, no quieran hacerse las víctimas y acepten que sus hormonas (o lo que sea) también les juegan malas pasadas.

20 agosto 2007

NECESITO QUE ME VEA

Eso precisamente es lo que necesita una amiga cuaima que nos escribió y a la que llamaremos LIZA. Ella dice “cuaimas, necesito que él me vea, que ese hombre que me encanta sepa que existo”
El caso es que LIZA está locamente enamorada de un tipo que estudia en la misma universidad que ella, peeeeeeero está enamorada sola y cuaimilmente lo acepta y lo asume: “yo sé que no me para porque ni me conoce, pero cada vez que lo veo muero de las ganas de brincarle encima”
Te entendemos LIZA, estás pasando por esa experiencia en la que uno dice “es que si me conociera, se enamoraría enseguida de mí”
Es casi seguro que alguna una vez hayan pasado o vivido algo como lo de LIZA, por eso el plan es que todos les demos ideas de lo que puede hacer para lograr que ese hombre por fin la vea. Nosotras arrancamos con un par de datos para LIZA.
Primer dato: LOGRAR CONTACTO VISUAL. Deja la pena a un lado y haz todo lo posible para que te vea, pero no por casualidad, sino que te vea bien, de frente, de cara a cara.
No es que lo vas a tropezar y luego pegar la carrera porque te dio pena, nooooo, la idea es que hagas CONTACTO VISUAL COMPLETO CON ÉL.
(Ejemplo: mientras estén en la cola para comprar el ticket en el cafetín, ponte detrás de él y pregúntale si tiene cambio o si sabe cuánto cuesta el jugo de fresa)
¡Ah! y no creas que esto es solamente una vez, noooo, tienes que hacerlo en varias oportunidades para que el vaya identificándote. Claro, sin irte de palo ni convertirte en su sombra porque podría sospechar que andas en algo raro.
Lo importante es que sepa de tu existencia, pero que no se dé cuenta de que estas súper pendiente de él (porque ahí si te decimos LIZA, perderá todo el interés)
Ahora ¿para que sirve todo esto del contacto visual y de que “accidentalmente” te vea a cada rato? Muy sencillo cuaimas (sobretodo LIZA) para que llegue el momento en que, de tanto verte, te reconozca visualmente y te salude de forma automática (porque créannos que eso pasa, te ha visto tanto que ya siente que te conoce de alguna parte)
Y es en este momento estelar donde debes aplicar el Segundo Dato: CONVERSACIONES ESPONTÁNEAS (Él: “¡Hola!” y tú: “¡Hola!, que gentío hay en el cafetín hoy ¿verdad?”)
Lo siguiente es averiguar a qué sitios va, si practica algún deporte en la universidad, dónde se la pasa, etc. La idea es que busques la manera de estar en los mismos sitios que él. Así cuando lo veas le dirás “hola, que casualidad encontrarnos aquí”
LIZA lo mas importante es que tú misma te darás cuenta si tienes vida o no con ese hombre porque si cada vez que te lo encuentras él ni te sonríe, ni te saluda, ni voltea a mirarte, entonces es como “demasiado desgaste” pasar a otro nivel.
Definitivamente es algo que se siente... Uno sabe cuándo le gusta a otra persona, cuándo hay un pase de corriente.
Estos datos te servirán (como tú misma lo has pedido) para que ÉL TE VEA. Pero NO puedes olvidarte de tu intuición cuaimil para descartar SI le gustas o NO.
Si ustedes tienen algunos datos para LIZA pueden dárselos por aquí y si por casualidad vivieron una situación parecida ¿nos las cuentan?

15 agosto 2007

EL AMOR Y LAS LEYES DE MURPHY

A quién no le ha pasado por ejemplo esto: estás metido en una cola, nada que tu canal avanza, decides pasarte al de al lado y ¡zas! de repente el canal donde estabas comienza a moverse como por arte de magia…
O típico, tienes el llavero en la mano, pruebas abrir la puerta con todas las llaves y ¡la última! es la correcta. Esas son las clásicas leyes de Murphy y le ha pasado a todo el mundo…
Sin embargo, el amor y las relaciones también tienen sus propias leyes de Murphy. Nosotras conseguimos algunas, aportamos otras de nuestra cosecha personal y esperamos que ustedes hagan su aporte escribiendo sus comentarios...
Comenzamos: Los tipos que siempre mueren por nosotras...siempre son feos…
Sin embargo, el hombre que está medio chévere, con algo de dinero y simpático que se muere por ti...no te gustará porque seguro pensarás que se "viste mal", tiene mal aliento o alguna cosa por el estilo…
Ahora, resulta que te encuentras un HOMBRE que es bello, súper simpático, se viste bien, tiene algo de dinerín, es de buena familia, etc. y, como si fuera poco, muere por ti...peeero le tiene pánico al compromiso…
Si el caso es que él se muere por ti y tú por él, si es que no tiene novia, está casado, comprometido, con algún problema físico y psicológico grave...siempre, al final, su religión, su raza, su ubicación geográfica, su edad, su mamá o algo por el estilo, le impedirá comprometerse contigo…
Los tipos que están chéveres muchas veces son unas ratas o son pesadísimos y excesivamente sobrados…
En cambio, los que son simpatiquísimos, buena gente, honestos, respetuosos etc. etc….son HO RRI BLES…
Un HOMBRE que es lindo, que está BASSTANTE CHÉVERE, que es simpático, con el que puedes hablar toda la noche y que además te entiende a la perfección... es medio “RARO”…
Otra Ley de MURPHY es esta: El hombre que es bello, lindo, simpático, con el que puedes hablar por horas, te entiende y no es “RARO”... es porque está perdidamente enamorado de otra...
Los hombres que están chéveres, son simpáticos y son heterosexuales...tienen novia o son casados…
Los comprometidos o casados que son simpáticos, bellos y heterosexuales... son mujeriegos...
Y si encima, estos que están comprometidos, casados, que son bellos, heterosexuales de paso, se creen simpáticos, olvídalo, son aún más mujeriegos que los anteriores…
Los bellos, galanes y de buenos sentimientos... están pelando y seguro no te podrán invitar al cine ni siquiera un lunes popular…
Los hombres feos, simpáticos y con dinero...creen que están buenos…
Los hombres bonitos, simpáticos y con dinero... creen que sólo estamos con ellos por su dinero…
Los hombres más o menos lindos, con algo de dinero y aceptablemente simpáticos...creen que merecen la cuaima perfecta (salida de un concurso de belleza, simpática, con dinero, etc etc)…
Los que están buenos, son demasiado simpáticos y excesivamente caballerosos pero sin dinero...están detrás de nuestro dinero…
Los feos, antipáticos y sin dinero...sobran en Caracas y en el mundo…
Y esta ley es directamente con ustedes HOMBRES: la probabilidad de salir con la cuaima que te gusta es directamente proporcional al sentimiento de repudio que te tiene...
Cuando dos hombres compiten por el amor de una cuaima... no lo ganará ninguno de los dos, sino el idiota que se metió y que no tenía nada que ver en el asunto…
Otra ley de MURPHY para los HOMBRES es esta: si estuviste mucho tiempo solo, pelando en materia cuaimil, de repente aparecerán varias al mismo tiempo pero solo podrás elegir una…
Cuando estas libre, no levantas ni el polvo. Si tienes novia, todas quieren salir contigo y tus panas te quieren presentar a sus amigas…
Aja, y la intensidad con que se cumple la regla anterior depende de que tan fiel le seas a tu cuaima…
Esta les va a encantar, escuchen: la probabilidad de que, ESTANDO con tu novia en su casa, aparezcan sus papás, es directamente proporcional a qué tan bien la estén pasando…
El día tu novia te manda para el infierno, todas las cuaimas con las que intentas “desahogarte” tienen su mismo nombre…
Otra Ley de Murphy masculina es esta: si hay posibilidad de que un preservativo se rompa... se romperá…
Los HOMBRES “quedados” que no le caen a una cuaima, se asustan cuando es la cuaima la que les cae a ellos...
Otra LEY DE MURPHY es esta: siempre sales sola con tus amigas y nunca te consigues al tipo que te gusta. Basta que salgas UNA SOLA VEZ con un amigo para que seguramente veas al amor de tu vida...
Otra puede ser (ya mencionamos su equivalente en los HOMBRES): no tienes novio y, fijo, NO te cae naaaadie...
Pero basta que tengas novio y te levantas hasta al perro de la esquina...
Otra: nunca sales sin tu novio cuaima, pero se te ocurre escaparte con tus amigas y, ahí está, te consigues a su mejor amigo...
Y lo increíble es que a pesar de todo esto que hemos dicho, a pesar de saber de la existencia de estas LEYES DE MURPHY y padecerlas, seguimos cayendo tanto cuaimas como HOMBRES...

RANKING ESPANTA HOMBRES

Definitivamente hay cosas que FUMIGAN la pasión de un HOMBRE...cosas que hacen que el tipo en cuestión corra atacado y nos deje el pelero para siempre.
Nosotras hicimos un ranking con las que creemos pueden ser esas cosas horribles que le quitan emoción a cualquier hombre que quiera salir con una cuaima...

A continuación les mostramos nuestra lista y, por favor, si quieren agregar otra (que sabemos que hay más) pueden hacerlo con confianza chicos. Las cuaimas sabremos agradecerlo...

1.- EL MAL OLOR: atención cuaimas con aliento a cebolla, ajo y demás ingredientes...no hay manera de desviar la atención de un olor así. Tomen las previsiones necesarias: menticas, chiclets, cepillado u odontólogo (en casos extremos)…
2.- EL PERFUME: La idea es perfumar, no intoxicar. Por favor, no se bañen en perfume y no exageren con los olores demasiado fuertes
3.- VELLOS NADA BELLOS: Nos atrevemos a asegurar que el 99.9% de los HOMBRES están de acuerdo en que no existe nada peor que cuaima que no se afeite las piernas, axilas o línea del bikini. Un hombre puede desencantarse rápidamente si ve una pierna peluda…
4.- BATALLÓN DE AMIGAS: por ejemplo, estás con el chamo que te gusta y que aún no le has presentado a nadie. De repente, llega el batallón de tus amigas “casualmente” al sitio donde están ustedes dos y se le lanzan encima para conocerlo…Chicas ¡tarjeta roja! un HOMBRE en esa situación que piensa que necesitas de la aprobación de tus amigas para estar con él…
5.- EXCESO DE MAQUILLAJE: nada de pegostes en la cara, lo natural es lo que manda: brillito, rimel y blush...
6.- LA CHILLADERA. Esta es la razón por las que muchos HOMBRES se desencantan. Mosca cuaimas si ustedes son de aquellas que en vez de hablar, chillan…Por eso recuerden siempre el refrán que dice “el sabio calla, el inteligente habla y el burro grita”…
Ahora les preguntamos a los chicos ¿cuáles son esas cosas que hace una cuaima y que provoca que no quieran salir más con ella?