Páginas

30 noviembre 2007

¿SER O NO SER… TRANSPARENTE?

He ahí el dilema que presenta esta gran e importante pregunta que muchos nos hacemos cuando comenzamos a salir con alguien porque definitivamente nos da “cosita” ser totalmente transparentes en nuestras primeras salidas.
¿Por qué a muchos no les gusta mostrarse tal y como son desde un principio? Será acaso ¿por inseguridad y poca autoestima o para protegerse mientras conoce mejor a la otra persona?

LA TRANSPARENCIA es difícil de manejar cuando estás comenzando a salir con un hombre porque es casi inevitable que “escondas” algunos detallitos de tu personalidad para NO asustar al otro (y muchas veces esto se hace de manera inconsciente)
Pero ¿saben qué? Nosotras creemos que es necesario pasar por esta etapa de “esconder detalles” porque así cuando (luego de un tiempo prudencial y bastante conveniente jejeje) te los descubran ¡ya será tarde! JAJAJAJA ¡ya estará enganchado!

Ahora hablando en serio, si ese hombre te descubre “esos detalles” después de haberte conocido un poco más y de haberse enamorado o entusiasmado contigo ¡los entenderá mejor!

Uno es más tolerante cuando quiere a la persona. Incluso con las amistades porque si no fuera así ya hubiésemos dejado de tratar a unos cuantos amigos… ¿O unos cuantos ya hubiesen dejado de tratarnos?

Lo cierto es que en algunas oportunidades esta falta de transparencia puede ser buena, peeero otras tantas veces puede ser mala. Por ejemplo cuando, por no ser transparente, no sabes qué terreno estás pisando.

Es decir, no muestras tus sentimientos y tampoco tienes idea de lo que puede estar sintiendo la otra persona. De repente se muere por ti, pero no lo dice o no lo expresa y tú te aburres del eterno “sí, pero no” y terminas “abandonando la causa”
¡Claro! la incertidumbre aburre y también cansa muchísimo porque el desgaste mental que se tiene “tratando de adivinar qué es lo que él quiere” es una cosa horrorosa.

A veces lo que provoca es agarrar a ese hombre por los pelos y decirle - “pero bueno chico, ¿qué demonios es lo que quieres conmigo?” O, si sospechas que es más un SÍ que un NO, agarrarlo de repente y clavarle su beso “pa´que aprenda” Esto es una buena solución porque si te dice -“¿te volviste loca?, yo sólo quiero ser tu amigo”, por lo menos NO te quedaste con las ganas de clavarle su beso.

Ahoooora, si reacciona bien porque resulta que de verdad le gustas ¡excelente! sales de la incertidumbre y ahora lo que te toca es pasar rápido a la confianza para luego (a su debido momento) ir a la horizontalización.

Es que la clave esta en ser TRANSPARENTE de manera segura, directa y sencilla. Que te vean como a una cuaima segura de sí misma que sólo quiere saber dónde está parada y “¿qué es lo que hay?”

Lo que NO puedes permitirte es ser “transparente-romántica” porque ahí SÍ vas a poner la torta. Ese cuento de que se están conociendo o de que tienen poquito tiempo saliendo y le dices (o le dejas un mensaje) - “¿sabes?, me hace falta hablar contigo” ¡Es terrible! Estás demostrando debilidad y ahí SÍ te van a arrastrar como un trapito (recuerda que ellos al estar muy seguros se sienten superiores y pierden el interés)

Definitivamente la TRANSPARENCIA es complicada porque los seres humanos NO aceptamos fácilmente los detalles malos que tenemos. Pero en sentidos diferentes, las cuaimas porque somos muy sensibles, los hombres porque son muy orgullosos y ¿saben qué deberíamos hacer? Pues deberíamos tratar de entender un poco más los beneficios de la TRANSPARENCIA.

¿Cuántas relaciones o posibles relaciones se han perdido por falta de un poquito de TRANSPARENCIA de sentimientos? Es ilógico que, por ejemplo, una cuaima se esté fastidiando de que el tipo no le pare, no le diga nada y resulta que él tiene miedo de declararse para no salir rechazado.

Nosotras tenemos una amiga muy querida a la que llamaremos SENDA TEREZ (para protegerla) que una vez le dijo al tipo que estaba conociendo - “¿sabes? tengo ganas de besarte” A él eso lo impactó, se besaron y luego era ella quien huía del hombre en cuestión porque se entusiasmó “como que de más”. SENDA decía: “pero ¿qué le pasa a él? solamente le dije que quería besarlo, no que quería salir con él ¡qué desubicado!”

Todo eso NO sólo nos lo dijo a nosotras, también se lo dijo a este hombre cuando ya la tenía al borde con la llamadera… ¡Eso sí que es ser transparente, segura y directa!

Otro cuento es de un amigo que salió con una cuaima, se aburrió muchísimo, la dejó en su casa y al despedirse ella le preguntó:
- “¿Cómo la pasaste?”
- “Mal, estoy que muero del sueño por la noche tan aburrida que pasamos”
- “No vale, en serio ¿cuándo nos vemos?”
- “En serio, me aburrí muchísimo y NO nos vamos a ver más”

Es duro, pero al final es preferible eso a que, por ejemplo, te dejen de llamar sin razón. Al final la TRANSPARENCIA se agradece porque NO te hicieron perder el tiempo. Además eso te da guataca para ser más realista con las relaciones de pareja.

A ver: ¿Son de los que se muestran transparentes desde la primera salida o prefieren reservarse “ciertos detalles” para después de conocer mejor a esa nueva persona?
¿Se han dado cuenta de que “esconden sus defectos” cuando salen con alguien? O ¿Han descubierto que lo hacen de manera inconsciente?

¡Esperamos sus respuestas y pronto las estaremos comentando al aire!

23 noviembre 2007

YO PENSÉ QUE LE GUSTABA DE VERDAD

Imagínate por un momento esta situación tipo-novela: Tú, full emocionada con el corazón latiendo a millón, te vas acercando sutilmente para sorprenderlo con un beso y ¡PUM! - “eeeepa chama ¿qué te pasa? Yo solo quiero ser tu amigo” ¡PLOP! Atención porque esta sección está inspirada en ese grupito “reducido” de HOMBRES atípicos que, para nuestra sorpresa, lo que están buscando es una LINDA AMISTAD

Cuaimas hay que aceptar que somos humanas y también cometemos errores, peeero lo bueno es que nosotras estamos capacitadas para enmendarlos sin que nos afecte mucho la vida porque no somos como los hombres que, en su mayoría, son incapaces de caerle a una cuaima con tal de NO salir rechazados (por más que ella haya demostrado que está pendientísimo)

Nosotras no somos tan miedosas, nos arriesgamos más y es por eso que también ¡sufrimos más! Por eso queremos presentarles una lista con algunas señales que pueden ser malinterpretadas y hacerte pensar que hay “algo más” cuando en realidad NO hay nada más que una simple amistad.

¿Saben lo que pasa?, bueno creemos nosotras, que en la actualidad es muy raro… ¡rarísimo! conseguir a un hombre que se te acerque con el simple deseo de ser tu amigo. Pero los hay cuaimas y eso es algo de lo que debemos alegrarnos porque ellos son como un tesoro escondido de esos bien difíciles de conseguir y si te tocó a ti, pues ¡bingo, tienes un nuevo amigo!

Además está demostrado (incluso muchas cuaimas lo aseguran) que los hombres son muy buenos amigos porque no tienen ningún tipo de competencia contigo. OJO no es que nosotras las cuaimas no podamos ser buenas amigas ¡claro que lo somos! pero si se ponen a ver muchas de nosotras tenemos un número contadito de “buenas amigas”
Pero comencemos con esas señales que los hombres “amigos” pueden enviar y que las cuaimas podemos malinterpretar pensando que quieren “algo más”

Señal #1: QUE SE PREOCUPE POR TI. ¿Por qué hay que pensar que si un hombre se preocupa por ti, es porque le gustas? ¡Nada que ver! puede ser que simplemente te conoció, se dio cuenta de que eras especial, te aprecie mucho y de verdad quiera saber si tus cosas están bien… Y si no están bien, pues quizás quiera saber qué puede hacer él para ayudarte a estar mejor.
Cuaimas, sabemos que este tema parece de Ciencia Ficción porque la mayoría de los hombres siempre está detrás de una cuaima a ver si se resbala. Pero sentimos que le debemos un poco de consideración a ese pequeño grupito, a esa minoría de “hombres amigos” que hay por ahí.

Señal #2: LLAMA SIEMPRE. “¡Ay, es que me llama todos los días!” Pues eso no es señal de que sólo está buscando algo contigo. Puede ser que quiera conocerte un poco más y ya. Así de simple, recuerden que ellos son muy básicos y no andan enrollándose como nosotras.
Ahoooora, si en esas llamadas frecuentes hay una carga de “indirectas bien-directas” que te hacen pensar que SÍ, que tú le gustas, ya eso es distinto. Pero si son llamadas con temas generales, pues ¡pilas cuaima! quizás solamente quiera ser tu amigo y ya.

Señal #3: RECUERDA CON DETALLES CADA COSA QUE HEMOS HECHO JUNTOS. Ufff hay que reconocer que esta señal definitivamente es difícil de NO malinterpretar porque esto NO es típico en los hombres. Por eso tómatelo con calma, trata de ver (objetivamente) cómo es su actitud cuando recuerda algo de lo que hicieron juntos. ¿Lo hace con cara de tonto? Entonces puede ser que esté pendiente de “algo más” contigo. Aaah que entonces ¿no hay nada especial en él cuando recuerda lo que hicieron? Simplemente es como oírlo echar un cuento más de algo que vivió y encima ¿no hay algún feeling que te diga que fue especial para él? (porque eso se siente) Entonces es porque en efecto para él NO fue nada del otro mundo.

Señal #4: ¡ES ATENTO, ES UN CABALLERO! Bueno, lógicamente es una señal malinterpretada porque muchos de ellos siempre tratan de ganarse tu aprecio de “esa manera” para luego darte la estocada final. Así que el hecho de que ese hombre sea atento contigo, NO quiere decir necesariamente que quiera tener “algo más”
CONCLUSIÓN: es mejor que vayas pelo a pelo y esperes señales más seguras para que NO te vayas a estrellar con la pared de: “eeeepa chama ¿qué te pasa? Yo solo quiero ser tu amigo”

Cuéntanos, ¿te has equivocado alguna vez y le has caído a un hombre que simplemente quiso ser tu amigo? O ¿no lo has vivido porque tú estas en esa mayoría estadística que suele ser conquistada por hombres “y que amigos” que solo tienen la intención de ser amables para hacerte caer?

16 noviembre 2007

¿PODEMOS SER AMIGAS DE UN EX?

¡La pregunta de las preguntas cuaimas! Casi siempre pasa que cuando una pareja termina se despiden con frases al estilo de "podemos ser amigos", “no tenemos que dejarnos de hablar” o "igual nos estaremos viendo”. Pero, ¿realmente es posible ser amiga de los ex? ¿alguna de ustedes lo ha logrado? Dicen que del amor al odio hay un paso y del amor a la amistad, un abismo. ¿Eres capaz de cruzarlo?

Conseguir ser buenas amigas de nuestros ex no es misión imposible, de hecho, muchas y muchos han conseguido funcionar mejor como amigos que como novios.

Hay que tomar en cuenta que todo va a depender de la base sobre la que se construyó nuestra ex relación, la manera en la que terminó y por supuesto lo maduros que sean ambos.

A eso agregamos que el tiempo siempre es un gran aliado en todo este proceso de pasar del amor a la amistad. Sin embargo, hablemos de numeritos para darle a esto más credibilidad.

Dicen las estadísticas que si antes de ser novios fueron amigos, tienen 95% del camino recorrido para conseguir que la amistad previa a “ASUNTO FÍSICO”, se mantenga. De repente no tan profundamente como al principio (porque una ruptura siempre daña las bases de una relación).

Pero, por lo menos se podrán cruzar en la calle sin tener ganas de lanzarse el carro encima o insultarse. Hay por ejemplo casos de cuaimas que después de mucho tiempo de relación con sus novios terminan porque no funciona y después descubren que como amigos se la llevan mil veces mejor.

Muchos especialistas se han dado a la tarea de identificar cuáles son esas reglas que utilizamos para comunicarnos y llevárnoslas bien con nuestra pareja y las que usamos para lo mismo pero con nuestros amigos...conclusión: no se sabe muy bien por qué, pero son diferentes.

Aja pero ¿qué pasa cuando existen los que pretenden terminar hoy, y mañana ser amigos así como si nada? ¿eso está bien? Respuesta: NO, es un grave error. Cada vez que se termina una relación hay dolor, sobretodo si la decisión la tomó uno de los dos y no los dos.

La llamadera sin parar puede fastidiar un poco y confundir. Lo que nosotras recomendamos es aplicar la estrategia del alejamiento para después volvernos a acercar y que las cosas se hayan calmado.

Es como un período de adaptación que hay que respetar y que todos necesitamos para entender que ya NO somos pareja de nuestro EX. Y es que definitivamente el tiempo es el mejor aliado para poder pasar del amor a la amistad (siempre que no haya dobles intenciones).

Es decir, siempre y cuando la separación no haya sido tan traumática que haya logrado que quedara ANULADO cualquier sentimiento de amor o afecto.
Cuando terminamos con una pareja una de las cosas que más nos cuesta superar o asumir y entender (sin picarnos) es el hecho de que nuestro ex pueda disfrutar de la intimidad y del AMATEO con otras personas. Ese sentido de pertenencia tarda más en desaparecer que el propio amor.

Hay cuaimas por ejemplo que cuando terminan con un novio prefieren romper cualquier tipo de relación con él. Muchas veces eso tiene que ver con el motivo por el que terminaron: traiciones, infidelidades, maltrato, ratadas: totalmente comprensible.

Otras veces es por simple orgullo. Piensan “fuimos novios, ya no somos y por lo tanto no es nada mío así que no tengo por qué verlo ni seguir hablando con él”. Hay otras que por el contrario son un pelo más flexibles y dicen que es una cuestión de inmadurez.

Ese grupo de personas cree que nadie es dueño de nadie y todos somos libres de irnos solos o con quién nos parezca cuando nos de la gana. Todos corremos el mismo riesgo de que se nos cruce alguien en el camino en cualquier momento…

Después de la rabia, del dolor etc. y teniendo las cosas ya en frío, piensan que es posible ser amigos…Como verán son diferentes opiniones para diferentes situaciones. No hay dudas, decidir ser amigas de nuestro ex nunca es fácil, aunque quienes lo han logrado dicen que se siente muy bien…

¿Ustedes creen que es posible? ¿lo han logrado? Algunas lo han intentado y han caído en el intento porque alegan que “donde hubo fuego, cenizas quedan”. Les cuesta horrible ver al que fue su novio como un simple amigo y de nuevo terminan enganchándose sentimentalmente . ¿Será que después de un tiempo si es posible ver las cosas de esa forma?

Como siempre ¡esperamos sus comentarios!

09 noviembre 2007

¿DE VERDAD LAS CUAIMAS PENSAMOS TODO EL TIEMPO EN CASARNOS?

Está implantado culturalmente como un chip en el cerebro de cada HOMBRE, socialmente todos coinciden en que esa es la verdad absoluta y ya casi alcanzó la categoría de LEYENDA URBANA, pero ¿es cierto? ¿CASARSE es en lo único que pensamos las cuaimas? ¿Es nuestro fin último? Una pequeña encuesta entre nuestras amigas arrojó un resultado revelador: “a los hombres se les está volteando la tortilla”

No sabemos por qué pero este tema está muy de moda últimamente. Siempre se ha dicho que las cuaimas somos las que morimos por casarnos y tener la casita y el perrito. Sin embargo, las últimas mediciones parecieran demostrar lo contrario.

Siempre se nos ha achacado como NUESTRO GRAN DEFECTO (por parte de los HOMBRES) el hecho de que querramos casarnos con todos nuestros novios y que tarde o temprano en alguna de nuestras relaciones terminamos por ejercer la famosa PRESIÓN para formalizar el asunto.

Incluso hemos llegado a conocer de HOMBRES que “creyendo” que la cuaima se quiere casar, han huído por la izquierda sin saber al final que el matrimonio era lo último que pasaba por la cabeza de esa cuaima.

Nosotras creemos que es más leyenda urbana que otra cosa. Es decir, SÍ, es cierto, en algún momento las cuaimas fueron así: obsesionadas por el matrimonio y “casándose aunque sea fallo”. Pero hoy en día definitivamente la tendencia es otra, o por lo menos eso es lo que se ve en la calle.

Ahora las cuaimas se casan mucho más tarde (ya no a los 20 como en la época de nuestras mamás), muchísimas cuaimas escogen casarse después de los 30, se ocupan más de rumbear, de pasarla bien, de prepararse y de pensarlo MUUUUCHO antes de dar el gran paso.

Y fíjense que dijimos que ESCOGEN casarse, es decir, no es que están esperando al primero que se lo proponga para decirle que sí. Ahora las cuaimas simplemente tienen otras prioridades y “se dan el lujo” (como dirían muchos HOMBRES) de “dejar pasar el tren”.

¿Por qué será esto? Muchas opinan que los HOMBRES han provocado esa situación y que ahora se les está volteando la tortilla. Ahora las cuaimas se lo piensan más y definitivamente se han vuelto más prácticas en lo que a sentimientos se refiere…

No se quedan pegadas en relaciones que no funcionan o que no tienen futuro, prefieren vivir, viajar, equivocarse y rumbear mucho antes de pronunciar el famoso SÍ, ACEPTO.
¿Ustedes que piensan cuaimas? ¿Creen que de verdad las cosas han cambiado, que el sueño de muchas ya no es casarse, tener casita y perrito? ¿Será cierto que en la lista de prioridades o metas por alcanzar, CASARSE, ha bajado unas cuantas posiciones?

También queremos saber qué piensan los HOMBRES, si de verdad ellos han notado algún cambio y se han dado cuenta de que ahora es más difícil convencer a una cuaima para que tome una decisión de este tipo para su vida. ¿A alguno le habrán dicho: “lo siento, pero no me quiero casar, no ahora”?

Esperamos sus comentarios.

02 noviembre 2007

EL AMOR Y EL DINERO

No es parte de la trama de una novela, la relación AMOR-DINERO pareciera que esrealmente importante para muchas cuaimas y HOMBRES hoy en día. Se sabe de casos en los que una ABULTADA CUENTA embellece hasta al menos agraciado físicamente. Y casos donde a pesar de tener una apariencia de modelo, puedes quedarte “por fuera” si no tienes la condición económica “esperada” ¿Qué tan cierto es esto?

No exageramos cuando decimos que muchas relaciones sentimentales se consolidan cuando hace acto de presencia el dinero… el SUCIO DINERO…

Hay hombres que sienten una atracción especial por las cuaimas adineradas: con carro último modelo, ropa de marca y que viven en tremenda casa o que tienen en tremendo apartamento.

Cada vez menos la gente se cree la historia de novelas en la que el millonario se enamora de la muchacha del cerro y luchan contra la sociedad entera, la familia y los panas, hasta que se casan…

Dicen que cuando de amor se trata tanto las cuaimas como los HOMBRES buscan a un igual para empatarse ¿Es cierto o son ideas de nosotras? Entonces, por qué todo el tiempo uno escucha comentarios como éstos: “Tengo que presentarte a fulano…está ahogado en dinero” O de repente: “Chamo, te resolviste la vida con fulana. Tiene burda de plata”. Bueno, la verdad es que estos son ejemplos pero a veces pareciera que el tema del dinero es la excusa perfecta para que dos personas terminen juntas.

También se da el caso de HOMBRES que son capaces de empatarse con una cuaima sólo porque está súper resuelta económicamente aunque físicamente NADA QUE VER. Hombres que dicen cosas como “Es que la veo hasta buena”.

No en vano existen refranes como ese que reza que “CUANDO EL HAMBRE ENTRA POR LA PUERTA, EL AMOR SALE POR LA VENTANA”. Algunas relaciones son más placenteras cuando no hay rollos de dinero de por medio, cuando él o ella tienen suficiente como para invitar y regalar a su pareja y que siempre se sienta atendida(o).

El caso contrario es el de las parejas que terminan porque el pobre tipo no tiene ni para el cine o porque ella tiene que estar pagando todo el tiempo las salidas, el almuerzo, los regalos, el sushi, las idas y las venidas de la playa y hasta los hoteles… ¿La culpa? Del DINERO. Por eso, en este FORO CUAIMIL queremos saber hasta dónde son capaces de llegar por culpa del dinero en materia de relaciones sentimentales. ¿Se empatarían con un gordo que tenga 12.5 de miopía pero 12.5 millones de $ en la cuenta?

Ustedes HOMBRES ¿Saldrían con una cuaima HIPER REBUENA, inteligente pero que para visitarla tengan que agarrar un jeep, ponerse los zapatos de goma y subir 1.250 escalones hasta su modesto hogar?

Aja, ¿qué importa más, el amor, el dinero o una mezcla de ambos? ¿O es que al amor lo ayuda el dinero? ¿Acaso el dinero engalana el amor y hace que todo brille?

Esperamos sus comentarios...