Páginas

25 enero 2008

CUAIMAS-DETECTIVES

“Ante la duda es mejor averiguar”. Ese es el pensamiento de cuaimas y hombres que están frente a la incertidumbre de una infidelidad. ¿Será que me están montando cachos y yo no me he dado cuenta? Muchas simplemente se hacen las locas y prefieren ni pensar en eso, otras no se quedan con la duda y deciden hacer justicia con sus propias manos: se convierten en la versión cuaimil de SHERLOCK HOLMES

      Las cuaimas y algunos HOMBRES tenemos oculta una vena de investigadores que sacamos a la luz cuando las circunstancias nos obligan a ello. En el caso de las cuaimas esas “circunstancias” siempre se traducen en un HOMBRE.
      Por eso para el FORO CUAIMIL de hoy decidimos hablar sobre el ESPIONAJE de parejas, es decir, todas esas cosas que hemos hecho o que somos capaces de hacer (tanto cuaimas como HOMBRES) para descubrir o comprobar una jugada sucia de parte de nuestro novio.
      Hay millones de casos: cuaimas que averiguan claves de contestadoras, que se meten en el messenger del novio, que espían en medio de la noche escondidas detrás de un árbol hasta que el susodicho llegue, que llaman a su escuadron de amigas para dispersarse por Caracas y montar guardia, que salen con pelucas y lentes a vigilar al tipo en una dicoteca, etc. etc.
      Son capaces de todo con tal de despejar la terrible duda que tienen y que las tortura: UNA INFIDELIDAD. Por su parte, los hombres por supuesto que no se quedan atrás, aunque ellos algunas veces son más prácticos y prefieren pagarle a alguien para que haga el trabajo de averiguación...pero ese es otro tema.
      ¿De qué han sido capaces ustedes cuando les entra el gusanito de la investigadora? Son racionales más que emocionales y piensan que lo mejor es aclararlo directamente con su pareja, prefieren preguntárselo de frente y sin rodeos: ¿tú como que tienes “algo” por ahí?...y además, esperan una respuesta sincera.
      Escriban sus comentarios con todas sus anécdotas, ideas o cuentos de amigas y amigos que hayan escuchado. ¿Hasta dónde han llegado en materia de espionaje amoroso? ¿se han escondido debajo de la cama de él o de ella esperando a que llegue? ¿han intervenido teléfonos?
      ¿O le han pagado a la señora de servicio para que llene una bitácora con todos los movimientos del susodicho? ¿Les ha tocado estar del lado de las “investigadas”?
      ¡Esperamos sus comentarios!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario