Páginas

29 febrero 2008

AMATEO EN LA PRIMERA SALIDA, EN LA SEGUNDA O ¿CUÁNDO?

      Para muchas y muchos NO hay un número de salidas específicas para decidir si se tiene AMATEO o no con esa persona con la que se quiere comenzar algo. Tener “encuentros horizontales” en las primeras salidas puede ser mal visto y mal interpretado por los HOMBRES. Ante ese panorama muchAs prefieren morderse la lengua antes de “ceder” y se entregan al juego macabro de “hacerse las duras un tiempo”.

      Cuando comenzamos a salir con alguien que nos gusta mucho, con quien nos sentimos bien y con quien, definitivamente, tarde o temprano vamos a tener AMATEO, muchas CUAIMAS piensan cuál debe ser el momento correcto para “el encuentro”.
      Siempre se ha dicho que si tenemos AMATEO en la primera salida con alguien, muy probablemente ese alguien no nos tome muy en serio pues las cosas “fáciles” (según ellos) no son tan valoradas. Pareciera que EL ÉXITO DE UNA NACIENTE RELACIÓN ES DIRECTAMENTE PROPORCIONAL A LA CANTIDAD DE TIEMPO QUE ESPEREMOS PARA EL AMATEO.
      Muchos HOMBRES intentan dárselas de MENTE ABIERTA y se inventan aquellos discursotes donde alegan que a ellos no les importa si es en la primera cita o en la décima. Lo importante es “dejarse llevar por el sentimiento”. ¡Seeeeeee claro!
      Y resulta que si la cuaima se “deja llevar por el sentimiento” al hombre comienzan a cruzársele algunas preguntas y frases por la cabeza: “si a la primera lo hizo conmigo, me imagino que con los demás ha sido igual”, “no me gusta, es muy fácil”, “oye pero ni siquiera se dio bomba”, “estaba desesperada, pobrecita”.
      Y como esas, millones de frases más cuaimas. Los especialistas aseguran que más allá del “qué dirá o qué pensará fulano” las CUAIMAS debemos ser muy inteligentes y pensar con la cabeza antes que con el corazón o con otra “cosa”. Lo importante es que antes de que pase algo ya ambos estén claros en lo que quieren.
      Así que si tú lo que quieres es una relación “bien”, un noviecito, entonces, en teoría, deberías esperar un poco antes de “caer”. ¿Cuánto? No lo sabemos. Para unas el estándar es 3 semanas, 2 días, 2 meses. Depende.
      Y aquí surge entonces la duda: si nos gusta alguien y queremos estar con esa persona ¿por qué no entregarnos a pasarla bien y no pensar en convencionalismos sociales? ¿por qué demonios una CUAIMA no piensa mal de un HOMBRE que a la primera de cambios ya quiere AMATEO?
      O peor aún, si tenemos AMATEO en la primera cita, muchos de ellos ya ven a la CUAIMA con otra cara ¡ajaaaa picaronaaa! ¿Es justo? Hombres, ustedes que nos escuchan y nos leen ¿nos pueden explicar la razón de ese pensamiento? CUAIMAS, ¿cuánto tiempo esperan antes de “ceder” al amor”?
      ¡Nos morimos por leer sus comentarios!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario