Páginas

15 febrero 2008

NO SOY, PERO TAMPOCO DEJO DE SER

Son muchas las cuaimas que en alguna oportunidad han estado en la típica situación de “amiga especial” esperando que la ¿relación? termine siendo algo más serio.
¿Qué pasa por la mente de ese hombre cuando está saliendo con una cuaima y no termina de convertirla en su novia? Créannos que nos encantaría descifrar ese misterio por nosotras mismas, peeero la cosa es difícil y por eso queremos escuchar opiniones (sobre todo las que tienen los hombres)

      - “No soy, pero tampoco dejo de ser”… esta frase perfectamente puede ser la respuesta de una amiga cuando le preguntas: - “pero ¿qué? ¿ya eres su novia formal?”
      Durante mucho tiempo los hombres han estado malacostumbrados a que algunas cuaimas se conformen con ser amigas “con derecho” que ni exigen ni reclaman.
      Lógicamente también existen las cuaimas que SOLO desean a un hombre como “amigo especial”, pero en este caso nos estamos refiriendo a aquellas que disimulan “querer solo eso” cuando en realidad se mueren por escuchar que ese hombre le dice al mundo: “te presento a mi novia”
      Es un tema difícil, pero debemos entender que hay muchos H.I (Hombres Indecisos) que NO terminan de dar el paso para empatarse aún y cuando saben que la cuaima se muere por ser “la novia”
      Así que lo mejor es aprender a aplicar lo que nosotras hemos llamado LA PRACTICIDAD CUAIMIL: O ME SIRVES O TE BOTO. Cuaimas no podemos seguir cayendo en la trampa de hombres que al principio son “todo amor y detalles” y luego de entusiasmarte o hasta enamorarte desechan sus atenciones y se aprovechan de tus sentimientos.
      Aquí es cuando olvidamos que el mundo está lleno de hombres y nos entregamos por completo “a ese”, lo comprendemos, lo acompañamos y siempre estamos dispuestas a ayudarlo en lo que sea.
      Taaaan embobadas estamos que escuchamos algo como: “mejor no le pongamos nombre a esto tan especial que tenemos” y ahí vamos: “ah bueno, está bien” Todo por no llevarle la contraria, no discutir y seguir teniéndolo allí con nosotras (aunque NO sea como nuestro novio formal que es lo que tanto deseamos)
      No cuaimas YA BASTA, si quieres ser su novia, simplemente exige tus derechos y dile “O novios o nada”… ¿es nada? Entonces que se vaya por donde vino porque si no te da lo que quieres, entonces no te sirve.
      ¡Ah! para complacerlo, ayudarlo, quererlo, entenderlo ¿si?, pero para responderte como quieres ¿no? Pues mejor sola que acompañada de un egoísta aprovechador de sentimientos cuaimiles.
      Júralo que sí consigues otro que te vuelva a dar lo que tú quieres, enseguida te ilusionas y se te olvida todo… ni te acuerdas de que el anterior “era el hombre de tu vida”, “que sin él no podías vivir”, “que era la primera vez que te sentías tan bien con alguien”, etc.
      Lo que pasa es que muchas cuaimas (tercas por naturaleza) se enfrascan en querer que las cosas funcionen “obligado” y si ese hombre ya no te trata igual, pues olvídate de ese asunto porque ya nunca más lo hará (a menos que se sienta amenazado, vea que está a punto de perderte y se ponga pilas)
      Mientras tanto, aplica tu practicidad cuaimil para NO enrollarte, no someterte y no hacer que él (o el amor que sientes por él) decida en tu vida.
      Cuaimas ¿lo han vivido? ¿han sido las enamoradas entregadas que no pidieron nada a cambio?
      Hombres ¿por qué no terminan de convertir a esas cuaimas con las que llevan tiempo saliendo en novias formales?
      Esperamos sus opiniones y el viernes que viene las comentaremos al aire ¡Gracias a todos!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario