Páginas

23 mayo 2008

YO CELO, TU CELAS, ÉL CELA, NOSOTROS CELAMOS

¿Hasta qué punto los celos son normales? Porque muchos podrían pensar (incluyéndonos) que ANORMAL sería que ni siquiera sintieras un poquito de celos cuando alguien más se le acerca a tu pareja en una de caerle. OK que seamos confiad@s y a veces hasta nos dé risa el pistón y todo, peeeero tampoco es que somos de “palo” para no ponernos alerta si alguien mas anda por ahí mirando nuestro “tesorito”

      Lógicamente cuando alguien mira a tu novi@ lo primero que debes hacer es confiar en la reacción que va a tener tu pareja… y ¿cuál seria esa respuesta ideal? que simpáticamente se disculpara y dijera “lo siento, estoy con mi novi@”.
      De ahí NO pasaría a mayores, pero de que dan celos ¡dan celos! porque otra persona se le está acercando con intenciones de “levante” y eso NO le gusta a nadie.
      Pero ¿saben? Dicen que la intensidad de los celos depende del grado de inseguridad que tiene la persona. Es decir que si tienes baja autoestima, podrías sufrir más de celos que cualquier otro porque cuando estás seguro de ti mismo, sabes lo que vales y sabes lo que tienes con tu pareja, entonces los celos sólo pasan a ser una “parte cómica” y hasta agradable de la relación.
      Es posible que ocurra algo como: - “Aja, te pusiste celoso, yo te vi” y él lo reconozca: “Bueno sí, un poquito” Y éste es otro punto, la persona que NO es enferma de los celos, puede reconocerlos sin miedo y sin pena.
      En cambio, los celosos locos NO lo aceptan, creen que lo que sienten es normal y por eso NO les gusta que los llamen o LAS llamen celosas.
      Lo cierto es que, como muchas cosas en la vida, los celos han ocasionado historias dignas de un espectáculo de circo y otras dignas de una película de terror. Por eso queremos que ustedes nos cuenten las experiencias que han tenido. Bien sea porque son celos@s o porque han tenido hombres o cuaimas que sufren de este mal.
      Nosotras conocemos varios cuentos de estos “de película”:
      1.- Un hombre que pasaba días enteros vigilando la casa de su ex cuaima para saber a qué hora salía, a qué hora llegaba, a qué hora se acostaba, etc. y una vez la amenazo diciéndole: - “tú no vas a salir con nadie. Si no vuelves conmigo le diré a tu mamá que actuabamos siempre”
      2.- Una cuaima que, sin querer queriendo, terminó metida con su novio y una pareja de amigos en una “noche de solteros” donde había bailarinAs y bailarinEs especiales. Ella ni les paró a los bailarines, pero una de las chicas la agarró con su novio, le montó la gran bota rojo-patente en la silla y se la apoyó en medio de las piernas y… de allí no pasó porque la cuaima la bajó (literalmente) “por los pelos ¿o la peluca?”
      3.- Otra cuaima que acompañó a su novio a la fiesta de su universidad (una que hacen en el estacionamiento para celebrar el último examen final cuando ya estas en quinto año) Una de las compañeras del salón quiso DESPEDIRSE de una manera especial de él y terminó diciéndole HOLA a un empujón histórico.
      Ustedes ¿Qué nos cuentan? ¿Qué tal esos celos en sus vidas? ¿Han cometido alguna ridiculez por celos o les han hecho alguna ridiculez por celos a ustedes?

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario