Páginas

13 febrero 2009

¿QUIERES SER MI NOVIA?


         A los HOMBRES siempre se les ha complicado hablar cuando se trata de expresar sus sentimientos. El momento clave es cuando quieren salir con una CUAIMA o esperan que ella se convierta en algo más que una amiga. La mayoría de los HOMBRES opta por “hacer” y no decir. Sin embargo, una reciente encuesta hecha por nosotras reveló que muchas anhelan (en secreto) el clásico “¿te gustaría ser mi novia?” 
Cuaimas, hagan memoria (ustedes también HOMBRES) y dígannos: de todas las veces que han salido con alguien, que han tenido novi@, que se han resuelto ¿cuántas veces han “pedido permiso”?
Es decir, ¿han pedido el clásico “empate”? le han dicho por ejemplo a la CUAIMA “oye me gustas, ¿quieres ser mi novia? o simplemente dejan que la misma situación los lleve y luego todo queda sobreentendido.
Algunas CUAIMAS se quejan porque los HOMBRES ya ni siquiera hablan sino que van directo a clavarles un beso y la cuaima debe imaginarse todo lo demás: que gustan de ella, que quieren seguir saliendo, que quieren que sean novios etc.
Pero ¿hasta qué punto es perjudicial la practicidad masculina? Tanto, como para quitarle el romanticismo a ese momento especial en el que te dicen “quisiera que fuéramos novios”. Claro, aquí tendríamos que pensar si realmente consideran ESA pregunta como algo romántico.
O son de los que creen que no hay que decir nada, no hace falta. Dirán algunos: “lo importante es ir al grano, para qué tanta habladera y preguntadera, yo la beso y ya. Si me corresponde es porque le gusto y si no es porque no llevo vida”.
Y hasta cierto punto eso es cierto, si no te corresponde entonces es porque “no vas pal baile y ya”. ¿A ustedes CUAIMAS le gustan esas formalidades, esas romanticadas que a veces suenan CURSIS? ¿Cuándo fue la última vez que les dijeron “quiero que seas mi novia”? o peor aún ¿NUNCA SE LOS HAN DICHO?
Y ustedes HOMBRES ¿piensan que pedirle a una cuaima el clásico empate está ya pasado de moda y por eso se inclinan por la opción cómoda de estamparle un beso y rogarle a Dios a que ella adivine lo que ustedes están pensando?
¡Esperamos sus comentarios!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario