Páginas

17 abril 2009

EN PROBLEMAS DE DOS ¿EL TERCERO SIEMPRE SOBRA?


           Da una rabia y una impotencia horrible ver con nuestros propios ojos como una amiga o un amigo está siendo vilmente engañado por su pareja. Sin embargo, la experiencia dice que a veces tenemos que reprimir esos impulsos justicieros y salvadores y callarnos la bocota. Lamentablemente hay gente que prefiere ver las cosas con sus propios ojos y no confiar en nadie, ni siquiera en un amigo.
Bueno, el caso es este: estás en la calle (ya sea una rumba, un centro comercial, en la playa, donde sea) y de repente te consigues ¡OH SORPRESA! a la pareja de tu pana del alma de lo más acaramelado con otr@
El impulso inicial te lleva a agarrar el celular y marcar el número de tu amig@ y contarle en vivo y directo todo lo que tus ojos están viendo en el momento…pero, ALGO te detiene. Piensas: “si le cuento ¿me creerá?”, “¿me estaré metiendo en lo que no me incumbe?” “¿terminaré siendo la bocona y al final sobraré en toda esta historia?”
O puede que recuerdes que tu amig@ está taaaaaan pero taaaaan enamorad@ que probablemente no te crea a ti pero si le crea a su novi@. Lamentablemente el amor es ciego y a veces lo es mucho más en situaciones donde hay terceras personas implicadas.
Entonces ¿qué es lo más correcto en estos casos, o mejor dicho, lo menos riesgoso?
Ok, nuestra opinión al respecto es de lo más simple y todo parte de lo siguiente: la persona a la que están engañando, ¿podrías decir que es casi como tu herman@? ¿tienen una relación super cercana y confían plenamente el uno en el otro?”
Si la respuesta es SI, entonces lo más correcto es que se lo digas porque te lo va a agradecer. Y si más adelante decide por X o por Y darle una segunda oportunidad a su pareja o hacerse la vista gorda y quedarse con los brazos cruzados, no importa, porque tú cumpliste como amig@. No tendrás ese cargo de conciencia y allá ellos con su rollo.
Eso es lo que haríamos nosotras entre nosotras y con muy contadas amigas y amigos. Sin embargo, hay quienes se encuentran ante esta disyuntiva y no saben qué hacer o cómo reaccionar al respecto. Algunos callan y otros hablan. De ambos hay historias para lamentar.
Por ejemplo, un amigo de nosotras vió a la novia de su amigo del aaaaalma cayéndose a besos DURÍSIMO con otro tipo. Nuestro amigo se les acercó (para garantizarse de que la CUAIMA infiel lo viera y sintiera que ya no tenía escapatoria, que estaba descubierta) y le advirtió “se lo dices tú o se lo digo yo”.
Pues pasaban los días y no había indicios de que nada hubiese pasado entre la infiel y su novio. Entonces nuestro amigo (creyendo que actuaba como buen amigo) fue y le contó todo a su pana.
Resulta que la novia (ahí presente) armó el drama del año, gritó, lloró y lo negó todo. Se defendió diciendo que nuestro amigo estaba enamorado de ella y por eso había inventado todo ese cuento.
Conclusión: a nuestro amigo casi lo agarran a golpes y esa amistad de años con su pana se terminó. Aprendió a partir de esa experiencia que, en problemas de dos, el tercero siempre sobra.
¿Ustedes que harían? ¿han vivido algo parecido? ¿callan o hablan?
¡Esperamos sus comentarios!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario