Páginas

22 mayo 2009

¡CUIDADO QUE NO TE CONVIENE!

         Es cierto que muchas de nosotras sabemos y ¡estamos clarísimas! en los tipos de hombres a los que NO debemos aceptar en nuestras vidas. Pero si esto es así ¿Por qué a veces nos dejamos cegar por un profundo sentimiento? ¿Qué es lo que hace que dejemos a un lado lo que sabemos que es bueno por conformarnos con lo “malo”? Si han vivido o conocen casos de este tema, no dejen de darnos sus opiniones.
        Muchas cuaimas han tenido la mala suerte de caer en la trampa de salir con un hombre ocupado que les juró amor y les prometió dejar a su “cuaima oficial” pronto. Pasaron meses y meses, quizás hasta años y ¿dónde están ahora? ¡Solas! y viendo como perdieron su precioso tiempo con un mentiroso que solo buscaba diversión extra.
        Una cuaima que está saliendo con un hombre casado nos pidió que la ayudáramos a llevar mejor su situación. Lógicamente NO estamos de acuerdo con esto, pero ¿vamos a tapar el sol con un dedo? ¿Cuántas cuaimas no andan en la misma y LAMENTABLE situación?
        SALIENDO CON UN HOMBRE CASADO O CON NOVIA: ¡Ay cuaima! pobrecita de ti si estás viviendo en esta novela, por eso queremos decirte ¡STOP! Detente y mira para todos lados antes de lanzarte en la aventura (horrorosa aventura) que es enamorarte de un hombre casado o con novia.
        Ya va, NO estamos cuestionándolas, pero SÍ queremos abrirles los ojos y decirles que LA MAYORÍA de esas relaciones no terminan bien. Mucho menos las que están basadas en esa típica y pavosa promesa de “adelante, ten fuerza que ella ya entendió que no la quiero” o “tranquila que yo voy a terminar definitivamente con esa relación, pero dame tiempo porque no quiero hacerle daño”
        Por favor cuaimas ¿Hasta cuándo van a creer en esas palabras tan gastadas? Esas relaciones lo único que traen son preocupaciones, incertidumbre, intrigas, tensiones y mentiras, muchas mentiras.
        Peeeero, ¿qué se le hace?, tú crees que sí, que él va a terminar y que va a estar exclusivamente contigo, entonces atención porque necesitamos que primero contestes esta pregunta: ¿Te sientes preparada física y emocionalmente para sobrevivir a una relación con un hombre ocupado? ¡Ah! dijiste que sí, entonces escucha:
        1.- No le reclames que ha tardado mucho en terminar su anterior relación (porque ya tú estabas clarita en cómo iban a ser las cosas)
        2.- Olvídate que existen el tiempo y un aparatito llamado reloj, porque eso sólo logrará desesperarte más cuando veas que NO llega a la hora que prometió hacerlo (y recuerda esto: ¡jamás llegará!)
        3.- Tendrás que hacer de tripas corazón para calarte todas sus molestias por lo difícil que es para él la relación que tiene con su novia o esposa (tú sólo eres una pieza más en ese ajedrez masculino en el que quisiste estar)
        4.- No dejes a un lado a tus amigos. Mucho menos a los del género masculino porque así tu “queridísimo hombre ocupado por otra” se mantendrá en guardia porque sabe que tiene todas las de perder.
        5.- No trates de negar que “la otra existe”, porque con eso NO lograrás nada. Entiende que ella es tan importante como lo puedes ser tú (si es que realmente lo eres)
        6.- No quieras que ella se entere de tu existencia, porque NO tienes derecho a hacerle daño. Recuerda que eres tú la que está metida en el medio.
        Por último, si con toda esta muestra de comprensión que vas a tener, pasan los meses y él no termina su relación. Entonces ¡abre los ojos! y date cuenta de que estabas haciendo el papel de “tonta” y búscate algo mejor porque tú y todas las cuaimas que salen con hombres comprometidos, se merecen algo mejor que una relación a medias.
       Sabemos que somos muy duras en esto de cuaimas que “salen con hombres ocupados”, pero si nosotras no les hablamos claro ¿quién lo va a hacer? Ya es momento de aceptar que hay muy pocas probabilidades de que salgan bien de una situación así... O ¿ustedes todavía creen que las hay?
¡Esperamos sus opiniones!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario