Páginas

13 agosto 2009

EL MALTRATO. ¡NO TE DEJES!


         El opuesto de BIEN es MAL. O sea que un MAL-TRATO no puede ser BUENO. Lo aclaramos porque aunque suene a tontería o más de lo mismo todavía hay CUAIMAS que confunden el MAL-TRATO con amor y con esa excusa se dejan montar el pie encima. No ven más allá de sus narices y no diferencian lo que es normal de lo que es completamente ANORMAL. En el foro de esta semana reflexionaremos juntas al respecto.
 La palabra “maltrato” automáticamente nos hace pensar en: golpes, zapatos que vuelan, peroles que saltan, manotazos etc. Sin embargo, el término abarca mucho más que una agresión física. Nos referimos también al famoso maltrato verbal.
 Podemos decir que no todas, pero algunas relaciones sentimentales tienes este componente horrible del “maltrato”. Mientras somos novios, estadísticamente está comprobando que pocas veces hay golpes, pero muchas veces hay jaloneos, empujones, sacudones y violencia emocional, verbal y a veces hasta económica.
 El problema es que si hay mucho de esto en una relación de “novios” es súper probable que esa violencia verbal vaya en escalada y termine materializándose en algo físico. Así que pónganse las PILAS cuaimas. Si creen que un insulto es algo menor que podemos dejar pasar ¡se equivocan! Esa es sólo la punta del ICEBERG.
 Increíblemente algunas CUAIMAS consideran que por el hecho de que su novio sea incapaz de ponerles un dedo encima peeero en cambio les dice palabrotas, las humilla o las jamaquea, todo está perfecto. Es verdad, una grosería o de repente un grito está en un nivel bajo de agresión, pero al final del camino ES UNA AGRESIÓN.
 Algunas se hacen las locas, justifican que les griten, que las maltraten verbalmente y no hacen nada. Se dan los típicos comentarios: “es que yo lo provoqué”, “fue mi culpa”, “yo me lo busqué”.
 ¿Les ha pasado con algún novio CUAIMAS? ¿Qué es lo máximo que permiten en este sentido: gritos y palabrotas o con apenas él hacer el amague de levantar la mano ya lo mandaron a volar?  ¿cómo hacen para marcar la línea en estos casos?
 Afortunadamente hoy en día las CUAIMAS no se dejan montar el pie encima. Sin embargo, hay a quienes le es más difícil poner un límite o, simplemente, ese es el tipo de relaciones al que están acostumbradas y no conocen la diferencia entre ser bien-tratadas y mal-tratadas.
 Y ese es un punto súper importante. Hay parejas que hemos conocido que acostumbran a hablarse con mil groserías que, claro, dependiendo del contexto en el que sean dichas pueden sonar más o menos agresivas.                 
Entonces, el rollo es que si te dicen XXXXXX pero con cariño no te ofendes. Pero si te lo dicen con rabia entonces sí es una ofensa. Eso es lo que no pueden permitir que suceda CUAIMAS.
¿Son de las que se hablan con 600 groserías con su pareja y a la hora de una pelea esas mismas palabrotas comunes en su día a día suenan a ofensas?
 Según los psicólogos la violencia verbal es más común en CUAIMAS menores de 30 años a las que, además, les cuesta horrible deshacerse del novio porque llegan a confundir muchas de sus actitudes agresivas con AMOR.
 AMOR ES AMOR cuaimas, no lo confundan. Nadie que diga que te ama te va a caer a gritos a cada rato, te va a insultar o te va a jalonear por el brazo. ¿Tienen historias al respecto? ¡Somos todo OÍDOS!
 ¡Esperamos sus comentarios!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario