Páginas

03 septiembre 2009

YA NO TE ADMIRO


         “Admiro a mi pareja porque es una persona culta, inteligente, siempre me sorprende con sus historias, ha logrado todo por sus propios méritos...de verdad que él es la persona que más admiro y respeto” Cuaimas y Hombres ¿qué pasa cuando toda esta maravilla desaparece?¿Es motivo de crisis o es un tema que se pueda arreglar? Cuando ya no hay admiración de por medio ¿los días felices están contados?
La admiración por nuestra pareja es una de las razones por las que solemos permanecer más, o menos tiempo juntos. Los expertos afirman que una vez que la admiración desaparece, ¡BUM! se acabó lo que se daba.
Aparte del físico que es lo que primero nos entra por los ojos, la admiración (OJO, NO ADORACIÓN) por nuestra pareja es un vínculo que nos hace caminar juntos, crecer como relación y querer ser mejores para él o para ella (en el caso de los HOMBRES)
Ahora, puede que en el largo camino de la relación, ambos se preocupen por crecer y ser siempre objeto de admiración por parte del otro. Sin embargo, hay quienes a mitad del camino se detienen, se estancan y ahí se quedan. Mientras tanto su pareja sigue creciendo y creciendo y creciendo…hasta un punto en el que crece tanto que cuando voltea a mirar al otro, lo ve tan pequeñito que deja de admirarlo y comienza a sentir la necesidad de admirar a alguien más.
¿Les ha pasado CUAIMAS, HOMBRES? ¿Han dejado de admirar a su pareja por alguna razón? No siempre la admiración, aclaramos, tiene que estar basada en cosas materiales o logros profesionales. Puede que la admiración tenga que ver con valores, con actitudes ante la vida. Todo depende de lo que para cada quien sea importante.
Verán que es muy poco probable que al preguntarle a una CUAIMA o a un HOMBRE: ¿ADMIRAS A TU PAREJA? su respuesta sea: NO. Y si lo llegara a ser probablemente no estén por mucho tiempo juntos.  La pregunta entonces es: NO ADMIRAR MÁS A TU PAREJA ¿HA SIDO MOTIVO PARA TERMINAR CON EL/ELLA?
Admirar a alguien es maravillarse por lo que hace, por lo que ha logrado o por lo que tiene. Admirar, para que lo tengan claro, NO ES: venerar, adorar, adular ni depender. Quizá teniendo los conceptos claros sepan dentro de cuál grupo se encuentran.
Así que CUAIMAS y HOMBRES, ¿qué tan importante es para ustedes admirar a sus respectivas parejas y qué hacen cuando esta admiración desaparece?
¿Para comprometernos o tener una relación seria con alguien es necesario que exista admiración entre la pareja? ¿Qué pasa si no la hay? ¿o si no es recíproca?
¡Esperamos sus comentarios!

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario