Páginas

29 mayo 2009

TU PAREJA Y TÚ ¿SON IGUALES, OPUESTOS O SE COMPLEMENTAN?


         Al hablar de compatibilidad por un lado dicen que “polos opuestos se atraen” porque hombres y cuaimas que son iguales no duran mucho (supuestamente se aburren rápido) Sin embargo por otro lado se dice que las parejas de “iguales” pueden durar toda una vida porque se entienden perfectamente. Quizás ni se han fijado en ese detalle, pero cuéntennos ¿Cómo son en pareja? O ¿Cómo les gustaría ser? 
          Para ayudarlos a contestar la pregunta primero queremos presentarles una breve descripción de lo que sería cada tipo de pareja. 
          LOS QUE SE PARECEN MUCHO: son aquellos que siempre han tenido la idea de estar al lado de alguien que haya vivido experiencias similares como por ejemplo el tipo de educación que recibieron (estudiaste en colegios religiosos y deseas que tu pareja también lo haya hecho)
Que tengan un ambiente familiar parecido, con los mismos valores éticos y morales y a veces hasta rasgos físicos parecidos a los tuyos.
En este tipo de relación posiblemente existirá mucha complicidad y comodidad a la hora de convivir. Es beneficioso tener gustos afines con respecto a la forma de divertirse, al punto de vista del otro cuando opina sobre algo porque eso teóricamente permitirá que resuelvan sus rollos con más facilidad.
El peligro de las parejas que SE PARECEN MUCHO está en suponer que ya sabes toooodo del otro y dejarse atrapar por la rutina del día a día.
Tenemos la pareja MAS DIFERENTES, IMPOSIBLE: Estos no tienen nada en común, ni los ambientes en los que han crecido o en los que actualmente se desarrollan ni en el tipo de personalidad.
Podríamos decir que las parejas de este tipo basan su relación en el sentimiento de admiración que tienen por las virtudes del otro y difícilmente caerán en una rutina aburrida porque siempre sabrán cómo sorprenderse mutuamente.
Deben ser muy comprensivos para que puedan durar mucho tiempo y el peligro de esta pareja MAS DIFERENTES, IMPOSIBLE está en que después de que pasen esos “meses de enamoramiento total” comiencen a verse los defectos y salgan a flote esos deseos de “cambiar un poco al otro” para adaptarlo a tu forma de ser.
Vamos con la última descripción que tenemos y es la categoría de LOS QUE SE COMPLEMENTAN: es una pareja que cree en el equilibrio y en la posibilidad de tapar sus carencias con las cualidades positivas del otro.
Pueden evolucionar muy bien juntos siempre y cuando tengan las ganas de aprender cosas nuevas el uno del otro.
El peligro de las parejas que SE COMPLEMENTAN está en “estancarse” y esperar que el otro te dé todo lo que te falta. Eso puede causar una decepción terrible cuando notes que sólo tú puedes llenar esos vacíos que tengas en tu interior.
Ahora independientemente de la relación que tengan lo mejor es:
- Respetar mutuamente las opiniones y principios que tengan cada uno, aunque no coincidan.
- Hablar, conversar, ser honestos y decirse todas esas cosas que les molestan y que no logran comprender del otro. La conversación siempre será la clave mágica de la buena comunicación.
- El amor evoluciona y uno con él. No pueden cerrarse a los cambios porque eso nos beneficia a seguir adelante.
- No presiones a tu pareja para que cambie y se adapte a ti… o la respetas como es o mejor dejan las cosas hasta allí.
- Nunca dejen de decirse lo mucho que se quieren y que se necesitan. Sabiendo eso te será súper fácil entender, comprender, aceptar y respetar al otro.

22 mayo 2009

¡CUIDADO QUE NO TE CONVIENE!

         Es cierto que muchas de nosotras sabemos y ¡estamos clarísimas! en los tipos de hombres a los que NO debemos aceptar en nuestras vidas. Pero si esto es así ¿Por qué a veces nos dejamos cegar por un profundo sentimiento? ¿Qué es lo que hace que dejemos a un lado lo que sabemos que es bueno por conformarnos con lo “malo”? Si han vivido o conocen casos de este tema, no dejen de darnos sus opiniones.
        Muchas cuaimas han tenido la mala suerte de caer en la trampa de salir con un hombre ocupado que les juró amor y les prometió dejar a su “cuaima oficial” pronto. Pasaron meses y meses, quizás hasta años y ¿dónde están ahora? ¡Solas! y viendo como perdieron su precioso tiempo con un mentiroso que solo buscaba diversión extra.
        Una cuaima que está saliendo con un hombre casado nos pidió que la ayudáramos a llevar mejor su situación. Lógicamente NO estamos de acuerdo con esto, pero ¿vamos a tapar el sol con un dedo? ¿Cuántas cuaimas no andan en la misma y LAMENTABLE situación?
        SALIENDO CON UN HOMBRE CASADO O CON NOVIA: ¡Ay cuaima! pobrecita de ti si estás viviendo en esta novela, por eso queremos decirte ¡STOP! Detente y mira para todos lados antes de lanzarte en la aventura (horrorosa aventura) que es enamorarte de un hombre casado o con novia.
        Ya va, NO estamos cuestionándolas, pero SÍ queremos abrirles los ojos y decirles que LA MAYORÍA de esas relaciones no terminan bien. Mucho menos las que están basadas en esa típica y pavosa promesa de “adelante, ten fuerza que ella ya entendió que no la quiero” o “tranquila que yo voy a terminar definitivamente con esa relación, pero dame tiempo porque no quiero hacerle daño”
        Por favor cuaimas ¿Hasta cuándo van a creer en esas palabras tan gastadas? Esas relaciones lo único que traen son preocupaciones, incertidumbre, intrigas, tensiones y mentiras, muchas mentiras.
        Peeeero, ¿qué se le hace?, tú crees que sí, que él va a terminar y que va a estar exclusivamente contigo, entonces atención porque necesitamos que primero contestes esta pregunta: ¿Te sientes preparada física y emocionalmente para sobrevivir a una relación con un hombre ocupado? ¡Ah! dijiste que sí, entonces escucha:
        1.- No le reclames que ha tardado mucho en terminar su anterior relación (porque ya tú estabas clarita en cómo iban a ser las cosas)
        2.- Olvídate que existen el tiempo y un aparatito llamado reloj, porque eso sólo logrará desesperarte más cuando veas que NO llega a la hora que prometió hacerlo (y recuerda esto: ¡jamás llegará!)
        3.- Tendrás que hacer de tripas corazón para calarte todas sus molestias por lo difícil que es para él la relación que tiene con su novia o esposa (tú sólo eres una pieza más en ese ajedrez masculino en el que quisiste estar)
        4.- No dejes a un lado a tus amigos. Mucho menos a los del género masculino porque así tu “queridísimo hombre ocupado por otra” se mantendrá en guardia porque sabe que tiene todas las de perder.
        5.- No trates de negar que “la otra existe”, porque con eso NO lograrás nada. Entiende que ella es tan importante como lo puedes ser tú (si es que realmente lo eres)
        6.- No quieras que ella se entere de tu existencia, porque NO tienes derecho a hacerle daño. Recuerda que eres tú la que está metida en el medio.
        Por último, si con toda esta muestra de comprensión que vas a tener, pasan los meses y él no termina su relación. Entonces ¡abre los ojos! y date cuenta de que estabas haciendo el papel de “tonta” y búscate algo mejor porque tú y todas las cuaimas que salen con hombres comprometidos, se merecen algo mejor que una relación a medias.
       Sabemos que somos muy duras en esto de cuaimas que “salen con hombres ocupados”, pero si nosotras no les hablamos claro ¿quién lo va a hacer? Ya es momento de aceptar que hay muy pocas probabilidades de que salgan bien de una situación así... O ¿ustedes todavía creen que las hay?
¡Esperamos sus opiniones!

15 mayo 2009

¿CUÁNTO TIEMPO ES “DEMASIADO” PARA ESTAR DE NOVI@ CON ALGUIEN?


        “Demasiado” significa, en exceso. ¿Pueden una cuaima o un hombre ser novios de alguien por “demasiado” tiempo? De ser así ¿cuál sería el próximo paso y en qué cambiaría ese “demasiado” el hecho de darle otro estatus a la relación? Es decir, comprometidos, casados o conviviendo. Queremos saber ¿qué significa “demasiado” para ustedes? y si es igual al “demasiado” de nosotras. ¿Complicado? 
        No hay una fórmula ni una regla precisa que nos diga cuánto tiempo debe pasar una pareja como novios para dar “el siguiente paso” o definir hacia dónde va la relación.
        Lo cierto es que SÍ llega el momento en el que tanto el HOMBRE como la CUAIMA deben sentarse a hablar y decidirlo. Pero ¿existe un tiempo ideal?
        Cuando escuchamos CUAIMAS que dicen “fulano y yo tenemos 6 años de novios” el típico comentario de la gente es “¿6 años? ¡pero eso es demasiado tiempo!”. Y uno piensa “pero ¿a qué le llaman “DEMASIADO?”.  
        El asunto es que, en este contexto, cuando la gente usa el adverbio “demasiado” por lo general es para darte a entender que probablemente estés perdiendo tu tiempo al lado de ese novio que no termina de decidirse.
        Tenemos muchos amigos que tienen relaciones amorosas largas. Por ejemplo, una amiga de nosotras, a los 2 años de relación ya hablaba de casarse. Sin embargo, ahora tienen 4 años juntos y sigue en el mismo status pero en vías de terminar porque la relación va en picada.
        Entonces, ¿haber pasado tanto tiempo junto a una pareja y que al final la relación no haya llegado a nada ¿no es una pérdida de tiempo? o es que de repente vale más lo que se vivió al lado de esa persona sin importar lo demás. 
        Queremos que nos digan según sus propias experiencias ¿cuánto tiempo es demasiado para ser pareja de alguien? ¿un año? ¿2, 6, 10? Y aparte de eso ¿por qué lo tildan de “demasiado”? ¿Somos las CUAIMAS las que por lo general estamos pendientes de eso o los HOMBRES ni se fijan porque sencillamente ellos flotan en el tiempo y no se dan cuenta (o se hacen los locos)?
Como siempre esperamos sus comentarios.

08 mayo 2009

¿QUÉ TANTO HAN DESCUBIERTO POR MAIL O MENSAJES DE TEXTO?

        Nos encantan las CAJAS DE PANDORA, esas que cuando uno abre no sabe cómo cerrar después. Eso mismo pasa cuando nos ponemos a “jurungar” mails y celulares de nuestras parejas. Después de la primera vez no hay quien nos detenga y la cosa se convierte en un vicio. Aunque, claro, buscar no necesariamente quiere decir que debamos encontrar o descubir algo malo. Y de ser así ¿le pasará a muchas?
Cuaima, te dio por revisarle el mail y el celular a tu novio y ¡sorpreeeeesa! descubriste algo que no te gustó mucho. Ese “algo” va desde:
1.- No eres la única, tiene otra, 2.- piensa mentirte para salir con los amigos y andan cuadrando o 3.- no era un “amigo” el que le estaba escribiendo sino una “amiga”.
Dicen que el que busca encuentra y esta afirmación pareciera que se aplica sobretodo con cuando tiene que ver con HOMBRES. El hecho es que hay un alto porcentaje de CUAIMAS que, con sospechas o sin ellas, se ponen a curiosear en celulares y computadoras y muchísimas veces terminan siendo las sorprendidas.
Lo que queremos en el foro de esta semana es comprobar con sus comentarios si ese porcentaje es tan alto como sospechamos. Es decir ¿qué tipo de información encuentran cuando se ponen de “busconas”? ¿información chatarra e inocente o pruebas materiales de un “delito”?
Hay quienes han encontrado fotos, mensajes de texto de contenido censurado (enviados por otra CUAIMA) o ¿por qué no? NO HAN ENCONTRADO ABSOLUTAMENTE NADA.
Un simple mensaje de texto o un mail pueden significar el fin de una relación. ¿Se han visto en una situación parecida cuaimas? ¿qué tanto han descubierto cuando se meten en terreno de su pareja?
Con sus comentarios podremos comprobar la hipótesis de que “el que  busca encuentra”.