Páginas

20 agosto 2007

NECESITO QUE ME VEA

Eso precisamente es lo que necesita una amiga cuaima que nos escribió y a la que llamaremos LIZA. Ella dice “cuaimas, necesito que él me vea, que ese hombre que me encanta sepa que existo”
El caso es que LIZA está locamente enamorada de un tipo que estudia en la misma universidad que ella, peeeeeeero está enamorada sola y cuaimilmente lo acepta y lo asume: “yo sé que no me para porque ni me conoce, pero cada vez que lo veo muero de las ganas de brincarle encima”
Te entendemos LIZA, estás pasando por esa experiencia en la que uno dice “es que si me conociera, se enamoraría enseguida de mí”
Es casi seguro que alguna una vez hayan pasado o vivido algo como lo de LIZA, por eso el plan es que todos les demos ideas de lo que puede hacer para lograr que ese hombre por fin la vea. Nosotras arrancamos con un par de datos para LIZA.
Primer dato: LOGRAR CONTACTO VISUAL. Deja la pena a un lado y haz todo lo posible para que te vea, pero no por casualidad, sino que te vea bien, de frente, de cara a cara.
No es que lo vas a tropezar y luego pegar la carrera porque te dio pena, nooooo, la idea es que hagas CONTACTO VISUAL COMPLETO CON ÉL.
(Ejemplo: mientras estén en la cola para comprar el ticket en el cafetín, ponte detrás de él y pregúntale si tiene cambio o si sabe cuánto cuesta el jugo de fresa)
¡Ah! y no creas que esto es solamente una vez, noooo, tienes que hacerlo en varias oportunidades para que el vaya identificándote. Claro, sin irte de palo ni convertirte en su sombra porque podría sospechar que andas en algo raro.
Lo importante es que sepa de tu existencia, pero que no se dé cuenta de que estas súper pendiente de él (porque ahí si te decimos LIZA, perderá todo el interés)
Ahora ¿para que sirve todo esto del contacto visual y de que “accidentalmente” te vea a cada rato? Muy sencillo cuaimas (sobretodo LIZA) para que llegue el momento en que, de tanto verte, te reconozca visualmente y te salude de forma automática (porque créannos que eso pasa, te ha visto tanto que ya siente que te conoce de alguna parte)
Y es en este momento estelar donde debes aplicar el Segundo Dato: CONVERSACIONES ESPONTÁNEAS (Él: “¡Hola!” y tú: “¡Hola!, que gentío hay en el cafetín hoy ¿verdad?”)
Lo siguiente es averiguar a qué sitios va, si practica algún deporte en la universidad, dónde se la pasa, etc. La idea es que busques la manera de estar en los mismos sitios que él. Así cuando lo veas le dirás “hola, que casualidad encontrarnos aquí”
LIZA lo mas importante es que tú misma te darás cuenta si tienes vida o no con ese hombre porque si cada vez que te lo encuentras él ni te sonríe, ni te saluda, ni voltea a mirarte, entonces es como “demasiado desgaste” pasar a otro nivel.
Definitivamente es algo que se siente... Uno sabe cuándo le gusta a otra persona, cuándo hay un pase de corriente.
Estos datos te servirán (como tú misma lo has pedido) para que ÉL TE VEA. Pero NO puedes olvidarte de tu intuición cuaimil para descartar SI le gustas o NO.
Si ustedes tienen algunos datos para LIZA pueden dárselos por aquí y si por casualidad vivieron una situación parecida ¿nos las cuentan?

0 ¡Deja tu comentario!:

Publicar un comentario