Páginas

29 enero 2010

¿POR QUÉ ENGAÑAN?

Cada vez creemos más en eso que dicen las cuaimas mayores sobre que “nunca se conoce por completo a una persona” Uno quiere ser un poco más romántico con la idea de tener al lado a tu “alma gemela” Pero ¿cómo es posible que después de compartir tantas cosa en la vida, un hombre pueda ser tan distinto a lo que esperabas? ¡Echen un vistazo a este cuento y saquen sus propias conclusiones!

La historia de esta cuaima comienza con el deseo de salir de su casa porque su familia era un poco complicada. Por razones ajenas a ella o ¿por suerte? logra irse a vivir con su novio a un apartamento buenísimo, bien ubicado y con una maleta llena de ilusiones y mucho optimismo.

Durante más de 7 años convivieron y experimentaron todo lo que en estos casos es usual: fueron felices, se imaginaron un futuro juntos, pelearon por la pasta dental, por el desorden de no recoger la ropa, a veces uno quería salir y el otro deseaba descansar el fin de semana, etc. En fin, nada del otro mundo hasta que un buen día la cuaima noto que su novio se puso muy raro.

Se la pasaba chateando, enviando mensajes de texto a escondidas, recibiendo llamadas equivocadas del mismo celular, pero siempre supo justificarlas y ella quiso creerle.
Un buen día llegó y le dijo que se prepara para salir esa tarde que iban a encontrarse con un nuevo amigo que el había conocido por Internet. Un muchacho de Mérida que se llamaba Adolfo.

Lógicamente le pareció raro, pero se vistió, fue a conocer al tal Adolfo, no era el más simpático de los seres humanos, pero bien, se lo caló.
El novio de la cuaima invitaba a Adolfo a cenar todos los días (y eso que ya el hombrecito tenia tiempito que no compraba ni una pieza de pan para la casa); le recomendó que se quedara en un hotel modesto cerca del apartamento para tenerlo cerca y bla bla bla hasta que ¡por fin se fue!

La cuaima pensó que las cosas quedarían así, pero noooooo. Adolfo el amigo cibernauta de su novio se hizo viajero frecuente del autobús y prácticamente visitaba Caracas a cada rato.

A veces Adolfo iba durante los fines de semana (que pasaba íntegramente con esta cuaima y su novio), otras tantas veces eran supuestos viajes de trabajo y lo cierto es que en cada una de esas ocasiones el novio de la cuaima se desvivía en atenciones con su querido amigo porque “pobrecito es del interior y hay que ayudarlo”

Harta de la situación esta amiga hizo caso de su intuición y le revisó el celular a su novio con lo que descubrió TODO lo que estaba pasando. El novio tenia mensajes enviados y recibidos a un teléfono archivado en la agenda como MERIDA que decía cosas como: “te amo, pero no podemos estar juntos” “ya vas a ver, todo saldrá bien”, “sé valiente que tu familia lo entenderá” y paremos ya de contar.

La cuaima enfrentó a su novio y él le confesó que esos mensajes eran con la hermana de Adolfo. Esta cuaima amiga no quiso saber ni entender nada más, le hizo las maletas y lo botó de la casa.

Ella ahora está muy bien, pero si nos pidió que les diéramos este mensaje: “no le deseo a nadie algo parecido a esto porque es triste e indignante. 7 años de mi vida que no fueron perdidos porque hubo cosas buenas, pero que definitivamente debo superar”

¡Esperamos sus comentarios!

22 enero 2010

UN CLAVO QUE NO SACÓ AL OTRO CLAVO

Hay a quienes les funciona y a quienes hace la vida aún más infeliz. Sacar un clavo con otro clavo es para muchas CUAIMAS (y algunos HOMBRES) la vía de escape más rápida ante un amor que se terminó pero que en el fondo, aún sigue vivo. Es la manera de “tapar” un sentimiento que no ha muerto y también la manera de engañar a “ese” que se está creyendo el cuento de que están con él por puritico amor.

Algunas CUAIMAS caen en el error sistemático de tratar de OLVIDAR UN GRAN AMOR enredándose la vida con el primero que medio les pele el diente…y muchas veces no lo logran.

No se dan cuenta de que se equivocan por partida doble. Primero porque no dejan sanar la herida de la relación anterior y segundo porque le hacen daño a una persona que probablemente sí las esté tomando en serio.

Hay casos terribles de CUAIMAS que incluso dan un paso más allá y no sólo se empatan con otra persona pretendiendo olvidar al AMOR anterior sino que además, se casan con esa nueva persona. Lo cual convertiría a la situación en una triple equivocación.

Queremos explorar entre ustedes que nos leen y quienes nos escuchan si han vivido una situación de este tipo. Una situación en la que creían que “se la estaban comiendo”, donde pensaban “nada, me empato con fulano y así se me olvida el otro de una buena vez”.

¿En que contexto realmente se puede “sacar un clavo con otro clavo” y que realmente funcione? Nosotras somos de la creencia de que la imposibilidad para lograrlo es directamente proporcional al sentimiento que tienes por esa persona que quieres arrancarte del corazón. ¿Creen que es así?

¿Quién es más infeliz: la persona que busca otro clavo para sacarse al anterior o la que espera paciente y solitariamente a que se cierre la herida y haya pasado la etapa del despecho?

Pareciera que no sirve de mucho tratar de OLVIDAR con otro y que el tiempo es el único que cura las heridas. No quiere decir esto que cada vez que termines con una pareja te vas a enclaustrar en tu casa sin asomar ni la nariz por la ventana.

Quiere decir más bien que la CUAIMA recién terminada debe salir con sus amigas y no cerrarse a conocer gente y sitios nuevos. Que debes esperar pacientemente hasta que encuentres a alguien que te guste nuevamente. Se trata de no comenzar seriamente una relacion si no estas segura y “limpia” sentimentalmente hablando.

Y si el HOMBRE que amas y por el que estás buscando “ahorcarte en cualquier palo”, es para ti de verdad, entonces ni te preocupes porque volverá en algún momento.

Cuéntennos sus experiencias al respecto CUAIMAS. ¿Han vivido situaciones como esta? ¿Siguen con ese HOMBRE metido en la cabeza y en el corazón, pero físicamente están con otro?

También esperamos comentarios de aquellas CUAIMAS que sí lo han logrado, que han conseguido sacarse del pecho a un amor del pasado, a punta de “clavos” nuevos

¡Esperamos sus comentarios!

15 enero 2010

¡A VIVIR TODO LO BUENO QUE QUEREMOS!

Cuaimas si hay algo que tenemos que aprender es a dejar el miedo a un lado porque esta vida es corta y NO podemos dejar pasar las oportunidades.
Basta ya del temor a “si hago esto ¿qué van a pensar de mí?”… “No, mejor ni lo llamo porque de seguro creerá que soy una loca”… “Yo voy a dejar pasar esto porque no se me conviene” ¡Tenemos que ser mas valientes a la hora de buscar lo que queremos!

¡Por favor cuaimas! ya está bueno de dejar de vivir cosas por el simple hecho de estar pensando en los demás. Ya es hora de que empecemos a disfrutar de tooooodo lo que nos provoque sin miedo a tonterías.

¿Tienes novio o pareja formal? entonces dedícate a que muchas de las cosas que hagan sea para el beneficio y entretenimiento de los dos. NO dejen que los consuma la rutina ni que se les acabe la pasión en “aquello” NO dejen que se les vaya de las manos la oportunidad de ser el entretenimiento del otro.

En el momento en que uno de los dos deja de ser “entretenido” para el otro, es cuando inicia el aburrimiento y comienzan a ver “pa´ los lados”

Ahora la cosa es que ¿no tienes novio? entonces NO puedes pasarte la vida lamentándote porque “Ay estoy sola”, “Es que no consigo a alguien ideal”, “No se por qué no me paran”, “Mejor ni salgo ¿para qué? seguro no conoceré a nadie nuevo”
Estas son cosas que NO pueden seguir pasando por tu cabeza LA VIDA NO SE VIVE EN FUNCIÓN A ALGUIEN. NO puedes medir tu felicidad por el número de hombres que has tenido a tu lado.

Tienes que aceptar que a esta vida vinimos solas y lo que podemos es hacerla un poco más interesante al lado de un hombre. Pero OJO NO quiere decir que porque estés sola, entonces NO tienes vida.

A esto nos referimos cuando decimos CERO MIEDO: ¿Quieres conocer a un tipo en un local donde estás? Entonces aplica tus técnicas para que haya un encuentro. Tenemos una amiga que pilla cuando un hombre la está mirando mucho y después aprovecha cualquier momento para acercársele. Si sale rebotada, pues qué demonios, quedó igual, pero si ese hombre le para entonces tiene entretenimiento. (Entretenimiento que puede ser de una noche o de varios meses, ¿Quién sabe?)

Una vez nos escribieron a tiempodecuaimas@929fm.com.ve contándonos que una cuaima se casó con un hombre que conoció en un local y él nunca la vio como si fuera una loca porque se le haya acercado en un sitio como ese ¡ Al contrario! él cuenta orgulloso que si no fuera por ella “Jamás hubiese conocido el amor”

¡YA es hora de dejar a un lado el miedo y experimentar tooodo eso bueno que deseas! La vida es corta y no hay tiempo para estar arrepintiéndose de lo que no se ha hecho. Que desagradable es decir: “si lo hubiera llamado” “si me hubiese decidido a tiempo”, etc.

Son muchas las cosas que podríamos dejar de vivir por temor a ser rechazados ¿ustedes no quisieran ser mas valientes? O ¿ya lo son?

¡Esperamos sus comentarios!