Páginas

26 febrero 2010

¿CÓMO CUIDAS A TU NOVI@?

Muchas relaciones están bien ¿gracias a que?... A que las cuaimas nos esmeramos en cuidar lo que tenemos porque el mercado masculino “esta escaso” y también porque queremos que todo funcione “a las mil maravillas” para que esos hombres nos hagan felices.

Pero ¿Qué hacen los hombres para cuidar a sus cuaimas? Nosotras sabemos un poco de los esfuerzos cuaimiles y nos gustaría saber los de ellos.

Cada quien usa su propia formula para cuidar “lo que tiene” y de verdad quisiéramos que a través de este foro compartamos esos secretos que ¿por qué no? podrían salvar una relación por ahí.

Nosotras somos de las que pensamos que entre muchas cosas las cuaimas debemos cumplir por ejemplo con el lema: Ante todo damas y bellas.

¿Por qué descuidarse y andar como locas después de que tenemos unos cuantos meses en la relación? Al principio nos cuidábamos y nos arreglábamos para él y pasado el tiempo comenzamos a dejar esa buena costumbre.

OJO no quiere decir que solamente te ama porque andas de “punta en blanco” pero es importante seguir poniéndonos bonitas para que sientan que a nosotros ellos nos siguen importando.

Otra cosa que nos parece importante es NO compararlo con nadie. No es justo decirle a tu novio algo como: “mi papa ya hubiese prendido el carro”, “mi hermano sabe mas de motos que tu”, etc.

Definitivamente las comparaciones no son buenas, es que ni que sea para exaltarlo debes hacerlo. Es mejor darle a entender a ese hombre que amas que es único y que además te hace feliz.

También pensamos que por ejemplo: - NO debemos presionarlos cuando no quieren hablar de un problema. – No debemos quitarles su espacio SIEMPRE Y CUANDO DEMUESTREN QUE SE MERECEN DICHO ESPACIO… En fin ¿Qué hacen para cuidar a sus novi@s?

¡Esperamos sus comentarios!

19 febrero 2010

¿ÉL CAMBIARÁ?

Muchos creen en ese dicho que reza que “la gente no cambia de la noche a la mañana”, pero hay quienes piensan que si una persona lo intenta con pasión sí logrará mejorar. También están los radicales que solamente creen en la máxima que dice: ¡la gente no cambia jamás!

¿Él cambiará? es la pregunta de una cuaima ilusionada y entusiasta que no sabe si luchar por una relación donde ÉL DEBE CAMBIAR.

Amanda es una cuaima como cualquier otra. Se graduó en el colegio, consiguió entrar en la universidad que quería, se fajó como loca estudiando, ahora disfruta de un buen trabajo y además tiene muchas oportunidades de crecer profesionalmente en la empresa donde está.

Definitivamente Amanda tiene un terreno ganado en lo que es su aspecto laboral y económico, pero ¿Qué pasa con el amor?

Ella nunca quiso dejar por fuera su crecimiento sentimental y desde hace casi 3 años está con un novio que tiene muchas cosas buenas, peeero también tiene una muy mala: le cuesta ser sincero.

En miles de oportunidades Amanda le ha pedido que NO le diga mentiras acerca de sus actividades, de las llamadas que recibe, etc. etc. etc.… y que simplemente confíe en ella.

Por ejemplo: lo llamó la exnovia y él no le dice nada a Amanda. Pasa un tiempo, ella lo descubre y cuando le reclama, él dice que no era nada malo, que lo perdone, que no le comentó nada porque no quería que ella se molestara y bla bla bla.

Ahora ¿qué siente Amanda en esta situación? Que si él hubiese hablado en el momento, ella no se hubiera molestado y quizás solo hubiese experimentado unos celitos tipo normal.

El problema es que cada vez que Amanda descubre una mentira de su novio o que “obvió alguna verdad”, él llora, patalea, le pide perdón y le dice que cambiará, que la próxima vez si hablará con ella y le dirá toda la verdad.

La pregunta ¿eso ha pasado? ¡NO! el novio de Amanda ya tiene casi 3 años aplicándole la misma técnica y ella cree que no puede soportarlo más y nos dice: - “O confía en mi, cambia y me cuenta las cosas de su vida o esto como que debe terminar”

¿Qué creen ustedes? ¿ÉL CAMBIARÁ?

¡Esperamos sus comentarios!

12 febrero 2010

¿HAN TRATADO DE ENCONTRAR EL AMOR POR INTERNET?

En el amor y en la guerra TODO SE VALE. Y si la vida no ha sido “buenita” contigo y no te ha puesto por delante al príncipe de tus sueños, quizá sea hora de que tomes otra medidas “tecnológicas” y salgas al ciberespacio en busca del amor. Muchas CUAIMAS no reconocen ni reconocerán jamás que cayeron en la tentación y probaron. Así que aquí entre nos ¿alguna de ustedes lo ha intentado? Shhhhhh…

En vista de lo difícil que para algunas resulta el hecho de conseguir una pareja decente, están las que, en una actitud desesperada (y a veces de curiosidad) se lanzan a buscarlo por internet.

Y tomando en cuenta los resultados de algunas conocidas, no es tan loca idea (si se hace de la manera correcta). Queremos saber por boca de ustedes CUAIMAS si eso les ha pasado por la cabeza.

Páginas para conocer gente hay millones: unas más serias y otras no tanto. ¿Ustedes han probado con alguna? ¿cuál ha sido la experiencia?

Tenemos una historia súper cercana de una de nuestras mejores amigas: harta de cruzarse en el camino con puros patanes y hombres que no dieran la talla decidió que se iba a dejar de falsedades y usar su último AS BAJO LA MANGA: INTERNET.

Así que se inscribió en una página muy seria de Estados Unidos y en menos de un año ya había conocido al que se convirtió después en su actual esposo. Ella tuvo suerte ¡está más que claro! Corrió el riesgo y besó unos cuantos sapos antes de encontrar al indicado.

El caso de nuestra amiga no es el único. Existe una tendencia que va en aumento, según la cual las CUAIMAS están recurriendo a medios alternativos como INTERNET para encontrar pareja.

¿Piensan que el mercado actual masculino justifica llegar al punto de buscar novio a través de una página? ¿Son de las más clásicas y no confían sino en lo que ven en el momento en que lo ven?

Queremos saber si internet ha sido para ustedes un aliado o un enemigo en esto de buscar pareja. Y si lo han conseguido ¡no sean pichirres, recomienden la página!

¡Esperamos sus comentarios!

05 febrero 2010

ME PIDIÓ QUE VIVIÉRAMOS JUNTOS ¿Y AHORA?

Las relaciones de pareja pasan por diferentes etapas antes de consolidarse seriamente. El paso final es el que suele venir acompañado de la famosa “marcha nupcial”. Ahora, ¿qué pasa si a tu novio le dio por proponerte un paso previo a ese y quiere que vivan juntos? Quizá eso no encaje en lo que siempre soñaste y hasta te sientas confundida por no saber qué hacer. La pregunta: ¿cómo reaccionar?

Llegó el momento CUAIMA y parece que la cosa va en serio. Tu novio te propuso vivir juntos: ya sea que te mudaras con él, él mudarse contigo o alquilar algo para probar. El hecho es que la noticia te agarró desprevenida (hay quienes se lo esperan y lo ven venir) y ahora pasan por tu cabeza mil cosas.

La convivencia en pareja es un arte y hay quienes la recomiendan abiertamente antes de dar el siguiente paso. Antes era diferente, las CUAIMAS tenían el deber y el compromiso social de salir de sus casas “de velo y corona”. Pero, los tiempos han cambiado y estas normas sociales son mucho más flexibles que antes.

Entonces, volvemos a la propuesta ¿tu novio te dijo “vamos a vivir juntos”? Hay CUAIMAS que internamente esperan OTRO TIPO DE PROPUESTA -entiéndase- del tipo VAMOS A CASARNOS. Y cuando su pareja pronuncia la frase en cuestión se desilusionan un poco y comienzan a darle vueltas a la cabeza.

Frases como “será que no me ama lo suficiente como para proponerme matrimonio”, “de repente no quiere casarse y por eso sólo me pidió que vivamos juntos”, “será que lo preciso y le digo que si no es para casarnos entonces no”.

Sean sinceras CUAIMAS ¿qué les pasó por la mente cuando se lo propusieron?” O de repente si no se lo han propuesto aún ¿qué piensan al respecto? ¿creen que se enrollarían tanto?

Queremos conocer de las que han vivido esto ¿cómo dieron ese paso tan importante en sus vidas? ¿fue traumático o mejor de lo que pensaban? ¿estaban esperando por algo más “legal” o sintieron un fresquito por dentro porque no querían dar un paso más sin antes probar la convivencia?

Ser novios tradicionales que viven en sus respectivas casas es muuuy diferente a convivir bajo un mismo techo. Por eso muchas lo toman como “una prueba” a ver si se soportan. Sin embargo, están los defensores de lo tradicional, que comparan el hecho de “probar” viviendo juntos con “probarse un vestido antes de comprarlo”. Y plantean lo siguiente “entonces ¿con el cuento de la probadera la gente debe convivir con cuanta pareja se consigan”.

La respuesta “por supuesto que no”. En fin CUAIMAS, suponiendo que no son tan radicales ¿qué opinan de la convivencia en pareja?

Como siempre ¡esperamos sus experimentados comentarios!