Páginas

27 mayo 2013

¿POR QUÉ LES MOLESTA TANTO QUE UNO SIEMPRE QUIERA HABLAR?

           ¡De verdad no entendemos cuál es el empeño de los hombres en mantenerse callados cuando nosotras queremos hablar de “algo” en particular!
Ellos NO entienden y NO les cabe en la cabeza que dejar de hablar es peor que hacerlo. Cuando una cuaima se queda con las ganas de decir o de preguntar lo que le provoca, genera un sentimiento horrible y desagradable que se va acumulando y cuando por fin los hombres nos dejan desahogarnos explotamos de una manera bestial (¡que NO les conviene!)
¿Por qué les pedimos hablarlo todo? Porque en el fondo “les sale más barato” hablarnos y decirnos las cosas de frente que negándose a hacerlo y dejándolo todo a nuestra imaginación… y si ustedes pensaban que las cuaimas somos enrolladas por naturaleza, pues es peor “el enrolle” cuando nos dejan solitas con nuestros cerebros en medio de una discusión.
¿Por qué queremos hablarlo todo? ¡Porque nos gustan las explicaciones con pelos y señales! Además si tú, hombre, haces algo que me molesta y justamente NO te dejas informar lo muuuuucho que me molesta ese comportamiento tuyo, ¿cómo lo vas a mejorar?
Algunos pensarán: - “¿Y por qué mejorar algo o cambiar si me conoció así? ¡Que se la cale!” Y en este caso NO sólo eres un cavernícola incapaz de comunicarte con una cuaima, sino que encima eres un egoísta de la peor calaña.
Pero para que la cosa no se convierta en “un descargue” dígannos ustedes hombres ¿Por qué les molesta tanto que uno siempre quiera hablar las cosas? O ustedes cuaimas, ¿tienen alguna respuesta para la interrogante de este foro?

¡Esperamos sus comentarios!


Nota: Las respuestas a los comentarios de este artículo se harán el viernes 31 de Mayo de 2013, desde las 5:40 p.m. hasta las 6:00 p.m. en el espacio “ Tiempo de Cuaimas” transmitido en “El Último Round” 92.9FM

4 comentarios:

  1. Anónimo4:59 p. m.

    Jajajajaajaja esta buenísimo este artículo, sin emabargo deja ver que hay un tornillo que se les cayó... A ver, no se trata de que nos moleste su naturaleza incapaz de abrazar el silencio, se trata precisamente de que eo hombre y la mujer jamás van a compartir esa característica tan femenina como la de hablar por todo y para todo. Se trata de respetar lo importante que es el silencio para uno y aceptar y de vez en cuando hablar con su cuaima, pero entiendan que las cosas no seran siempre como ustedes (ambos sexos) quieren que sea. De lo contrario demuestran una actitud de una niña malcriada, no de una cuaima como tal.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:25 p. m.

    Hola chicas, como se que su programa es corto, algo parecido a un twtter les pondo esto el resto lo pueden buscar en mi comentario completo; No soy psicólogo, consejero matrimonial, pero si un barril para escuchar los peos, se como se ponen cuando sus novios no las escucha y siempre todo termina como un libro. Por eso digo la comunicación es entre la pareja, los amigos no bebemos meternos.

    Bueno les cuento se que ustedes son intensas, con el cuento vamos a vernos un rato o hablar por teléfono llámame, yo un hombre normal he tomado la decisión de no hablar mas por teléfono con una cuima reprimida ya que termino con las dos orejas como repollo y sin poder decir algo mío durante las MUCHAS HORAS, mejor es verla desde temprano porque si decido en la tarde, esto me lleva hasta el momento en que el mesonero te dice, "Señor la cuenta porque vamos a Cerrar", no se rían ustedes son así y la culpa es de nosotros no nos educaron. otra cosa ahí una cuima que me gusta y le he dicho déjalo que yo te quiero, cual es la respuesta No porque tu eres ideal conoces tanto de nosotras que no es bueno, yo digo entonces no te quejes y sigue con tu cavernícola.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:06 p. m.

    Buenas noches, yo lo veo como pasa con los colores. Ustedes son más detallistas e intensas con algunas cosas, por ejemplo: para los hombres azul es azul. Para ustedes azul es turquesa, azul cielo, azul oscuro, azul marino, azul rey y la verdad es que no sé cuántos azules más conozcan. Cuando discuto con mi novia me enferma que quiera tener los detalles de todo lo que digo y cómo lo digo "es que me miraste feo cuando dijiste tal cosa" No, yo no la miré feo, es que justamente me vino un retorcijón y me dolieron las tripas. NO fue por ella mi mala cara o mi fea mirada. Lo peor es que insisten e insisten e insisten y cuando le dices la verdad "me dio un retorcijón" entonces te viene con la de: "tú crees que yo soy idiota? Yo sé que fue por lo que te dije, qué te cuesta reconocerlo y ya" y terminas reconociendo algo que NO ES solamente por que te dejen en paz. Y después viene el rollo de sacarte en cara cada vez que puede el asunto de la cara fea que le pusiste cuando te habló. Entonces no se puede, así no se puede conversar con ustedes. Firma, el frustrado.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:25 p. m.

    Según los psicólogos los hombres pronuncian aproximadamente 10000 palabras por dia..mo más. .en cambio. . las mujeres logran pronunciar entre 17000 y 20000 palabras en un día y tienen en reserva unas 5000 por si son necesarias..o sea..ellos apeeeenas abren el pico. .je je je

    ResponderEliminar