Páginas

Nosotras



      Siempre nos preguntan si somos amigas gracias a la radio o si nos conocemos de antes. La historia no tiene nada de asombrosa. Estudiamos juntas en la UCAB, comunicación social, mención PERIODISMO IMPRESO y ya ven, terminamos dedicándole nuestra vida profesional a la radio. 

     La idea de TIEMPO DE CUAIMAS salió originalmente de la mente de un HOMBRE, ¡que ironía! ¿no? Y es que nunca lo hemos negado, los hombres dan para mucho. Ni se imaginaría aquel pobre inocente, expareja de una de nosotras, (no revelaremos de cuál) que su gran idea sería el dolor de cabeza de muchos de los de su género. 

      Nadie creyó, empezando por nosotras, que Tiempo de Cuaimas fuese a durar mucho tiempo y ya tenemos casi 3 mil guiones escritos...con lo cual comprobamos casi científicamente, que mientras existan los HOMBRES nosotras tendremos justificado nuestro trabajo. Un trabajo que a veces NO sentimos como tal, pero que asumimos con responsabilidad enfermiza, llueva, truene o relampaguee. Todos los días, a la misma hora ahí estamos: felices, deprimidas, en esos días del mes, enamoradas, despechadas, tristes o histéricas por culpa de los HOMBRES...¡Cualquiera que sea nuestro estado emocional! 

      En Tiempo de Cuaimas hablamos de nuestras decepciones amorosas, de nuestras aspiraciones sentimentales, drenamos nuestros despechos y básicamente: HABLAMOS. Así somos todas. Eso es lo que hacen las amigas cuando se encuentran: se echan los cuentos, destruyen o endiosan a los hombres, se aconsejan, se ríen...o lloran (dependiendo del caso). La diferencia es que a nosotras nos dieron un micrófono y la gente no sólo se entera de nuestras conversaciones ¡sino que participa en ellas! Eso es TIEMPO DE CUAIMAS.

      Si nos escuchas desde hace tiempo te damos las gracias y esperamos seguir ayudándote, o por lo menos sacarte una sonrisa cuando lo que te provoque sea jalarte los pelos y llorar por culpa de un hombre. Y si recién nos estás conociendo te decimos que "más vale tarde que nunca" y que, en materia sentimental, nadie nos quita lo bailao´.